Defensa Jean Alain niega su cliente haya solicitado disculpas públicas

0
13

SANTO DOMINGO.- El Consejo de Defensa del exprocurador Jean Alain Rodríguez informa a la ciudadanía que habían solicitado a un tribunal competente prohibir al Ministerio Público utilizar motes negativos de animales como Larva, Meduza y Pulpo, debiendo llamar a los investigados por sus propios nombres y apellidos, sin utilizar frases que condicionen negativamente a los jueces y a la opinión pública, violando la presunción de inocencia que contempla nuestra Constitución.

Señalaron que la solicitud de prohibición iba rígida exclusivamente al Ministerio Público y no a los medios de comunicación ni a la ciudadanía, ya que el Ministerio Público es el órgano que investiga y por ley está llamado a hacer la labor con objetividad e imparcialidad teniendo una prohibición legal de presentar a los investigados como culpables y respetar su dignidad.

Explicaron que conforme se contempla en la instancia depositada ante el Tribunal Superior Administrativo (TSA), en numerosos países se le ha prohibido al órgano investigativo y persecutor llamar los casos con esos motes negativos y adjetivos peyorativos para no condicionar a los jueces y a la ciudadanía con una imagen negativa de culpables a personas que, no solo gozan de presunción de inocencia, sino que en estos casos están privados de libertad sin haber sido condenados. “Se ha convertido en una nueva práctica malsana presentar a los investigados con insultos y como criminales ante la prensa los jueces y la ciudadanía sin haber concluido la investigación y en este caso, sin una sola prueba en su contra”, resaltó Francisco Franco.

Franco aclaró que se trata de otra manipulación del Ministerio Público declarando exactamente lo contrario a lo que se ha solicitado. “En ningún momento nuestro cliente solicitó disculpas públicas a la prensa por el sometimiento. No las ha pedido ni las necesita, pues solo le interesa que se conozca la verdad. Y lo que se ha solicitado es que detengan el uso del nombre Meduza y retiren de sus propios medios y los que tengan acceso a ese nombre. Como barra de defensa solicitaron no utilizar estos adjetivos negativos, sino que se llamen a los investigados por sus nombres y apellidos como es lo correcto, para evitar condicionar a los jueces y a la opinión pública”.

“El Ministerio Público mintió a la prensa para indisponer nuestro cliente con la prensa de forma malintencionada. Es imperativo que se suspenda esa práctica denigrante y maliciosa en el país, las personas deben ser tratadas con dignidad, sin etiquetas y apodos que vengan de la autoridad investigadora. Este manejo de impregnar los casos con insultos, odio y prejuicios, empañan el verdadero ejercicio de la justicia y aplicación del derecho. Lo que en esta ocasión hemos solicitado al TSA no es en absoluto lo que se le ha presentado a la prensa. Todo lo contrario. Lo que solicitamos es que conforme a la Ley y la práctica en países desarrollados se llame a cada investigado con su nombre y apellido como es debido”, apuntó Carlos Balcácer.

A su vez, afirman que existe una contradicción con lo que dice el Ministerio Público y como actúa, pues es la misma Yeni Berenice quien se ha pronunciado al respecto de manera pública humillando imputados señalando en un tweet de fecha 9 de febrero del 2018 lo siguiente: “Es un error llamar animal a ciertos criminales, por favor no ofendan los animales”.

“El odio de los magistrados Yeni Berenice y Wilson Camacho frente a nuestro cliente no ha tenido límites ni barreras por las diferencias que tuvieron mientras trabajaban y que todos conocen. El primer interesado en que realicen una investigación exhaustiva es Jean Alain Rodríguez, pero que la realicen de manera objetiva, sin mentir, sin manipular, sin insultos, sin amenazas a los jueces, sin condicionamientos, respetando el debido proceso”.

Señalan que al hacerlo se trata de otra violación más a los derechos fundamentales del ex Procurador quien nunca interrogaron, nunca llamaron, nunca escucharon y siempre estuvo disponible y dispuesto a aclarar cualquier aspecto de su gestión. En adición, durante el juicio no permitieron el acceso a la prensa, pero más grave aún y violando la ley, no le permitieron referirse ni defenderse de las acusaciones indicándole la jueza que solo podía hablar de su curriculum y vida familiar.

Añaden que es común que el Ministerio Público, la Policía Nacional o cualquier agencia de investigación, mientras preparan un operativo confidencial, utilicen nombres claves en los casos para no debelar su estrategia y mantener la confidencialidad como una práctica aceptable y conocida, pero que el órgano investigador, llamado a la objetividad, imparcialidad y ejercicio de la verdad, presente a la prensa y hasta en su propio expediente acusatorio con nombres y etiquetas negativas en los organigramas, en la portada de los documentos que utiliza, en las notas y declaraciones a la prensa, es un abuso de la autoridad, una violación a la presunción de inocencia y a la dignidad de las personas.

“La justicia es un tema muy serio y la presunción de inocencia es un precepto constitucional que todos, comenzando por el Ministerio Público debemos respetar. Al no tener pruebas, pretenden generar una percepción negativa que condicione a los jueces a fallarles a su favor, sin concluir una investigación, sin un juicio previo, al grado de crear una pecera comparando los investigados en todas sus comunicaciones con animales de la fauna marina; pulpos, corales, medusas, larvas y otros, que llegan frente a un juez contaminados de una falsa percepción negativa” señaló el Dr. Carlos Balcácer.

Reiteraron que lo único que han solicitado es que se investigue el caso respetando el debido proceso, la dignidad de las personas y el ejercicio transparente de la justicia.