Fiscalía interrogará a coronela y periodistas por agresión en el canódromo

0
9

SANTO DOMINGO.-La coronela Isabelita de los Santos Pérez, quien hasta este lunes fungía como encargada del Centro de Retención Vehicular conocido como “El Canódromo” será interrogada la semana próxima por la Fiscalía del Distrito Nacional, así como los miembros de la prensa agredidos.

De acuerdo con la información, el próximo martes está pautada una cita en la Fiscalía con el equipo de CDN, informó la directora de ese medio, Alba Nely Familia.

La Fiscalía también tiene previsto entrevistar al defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, y los periodistas del periódico Listín Diario que resultaron agredidos durante el incidente del pasado lunes y que interpusieron querellas formales ante el Ministerio Público.

El pasado miércoles, el Listín Diario denunció que los miembros de la Dirección General de Seguridad de Tránsito Terrestre (Digesett) borraron los vídeos y fotografías del teléfono celular asignado a un periodista de ese medio, con el que se captaron las agresiones de los agentes de tránsito contra los periodistas y el defensor del Pueblo, en el canódromo.

Mientras que la directora de CDN, se querelló ante la Fiscalía del Distrito Nacional. Expresó que lo ocurrido es más que una afrenta a la libertad de expresión y condenó la agresión física al personal.

La querella por agresión es contra la Digesett y el Canódromo, con el fin de que se siente un precedente para que las autoridades no sigan violentando los derechos ni de los periodistas y de los ciudadanos. Se justifica en la agresión física contra el camarógrafo de CDN Víctor Olivo así como por la rotura de su cámara, la que intentaron devolverle pero rechazaron debido a las condiciones inservibles en que quedó.

Los hechos

El incidente ocurrió cuando el defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, acudió al lugar para requerir informaciones sobre las denuncias de retenciones irregulares de vehículos. Videos muestran el ataque físico contra Ulloa, parte del personal de esa entidad que le acompañaba y a miembros de la prensa que, además de la agresión física, fueron despojados de sus cámaras y celulares.