Un mes se cumple hoy del asesinato de Orlando Jorge Mera, Ministro de Medio Ambiente

0
11

SANTO DOMINGO.- Este miércoles se cumple un mes de la muerte del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, víctima de varios disparos mientras se encontraba en su despacho a manos de un amigo cercano identificado como Fausto Miguel Cruz por no haber conseguido la aprobación de unos permisos.

Pasadas las 12 del mediodía los empleados del ministerio alertaron sobre detonaciones de un arma de fuego en el cuarto piso del edificio donde se encontraban las oficinas de Jorge Mera, minutos más tarde la sociedad dominicana se conmocionó al darse a conocer que el objetivo de los disparos era el político y había perecido.

Fausto Miguel de Jesús Cruz de la Mota, acusado por la muerte del ministro y quien se entregó a las autoridades por intermediación de la iglesia, había abusado en varias ocasiones de la relación estrecha que mantenía con el funcionario y el día del hecho había irrumpido en las oficinas con el propósito de verlo, a pesar de no tener una cita, según reza el expediente presentado por el Ministerio Público.

De acuerdo con el expediente, Cruz de la Mota entró y cerró la puerta del despacho del ministro y sin mediar palabras detonó el arma de fuego marca Taurus calibre 380 en 13 ocasiones, de las cuales seis impactaron al funcionario, no solo a distancia sino también a contacto, «que evidencia una conducta típica de un asesino frío y calculador».

Los dispa­ros al Ministro impacta­ron en distintas partes del cuerpo que le produjeron la muerte a causa de heri­das por proyectil de arma de fuego en cabeza, cara, tórax anterior y posterior y mano izquierda, causando hemorragia, contusión y laceración de masa en­cefálica, conforme al acta de levantamiento de cadá­ver No.61610 del Instituto Nacional de Ciencias Fo­renses (INACIF).

Días después del homicidio el juez de la Oficina de Atención Permanente del  Distrito Nacional dictó un año de prisión preventiva contra Cruz de la Mota, para ser cumplida en la cárcel de Najayo en San Cristóbal.