Agricultura se lava las manos; dice casos de araña marrón deben ser investigados por Salud Pública

0
28

Santo Domingo.-Ante la alerta en el municipio Mao, provincia de Valverde, por la cantidad de personas picadas por las arañuelas conocidas como “araña marrón”, el Ministerio de Agricultura de República Dominicana informó este sábado que realizó una investigación tras la que se determinó que la situación debe ser tratada por Salud Pública, debido a que el animal solo afecta a las personas.

El encargado de Comunicaciones de la institución, Erick Montilla, dijo que el caso estaba en manos del Departamento de Sanidad Vegetal, el cual indica que al Ministerio de Agricultura solo corresponde el control de plagas u otro tipo de insectos que afectan la producción agrícola «y ese no es el caso».

Supuestamente este tipo de araña se encuentran esparcidas y atacando a trabajadores agrícolas, especialmente en la provincia de Montecristi.

 

Sobre la araña marrón

La araña marrón es conocida también como ermitaña, chilena, violinista, del rincón o reclusa marrón. Este tipo de tarántulas es considerado “altamente venenosa, tóxica y peligrosa”, la cual pertenece al género Loxosceles.

De acuerdo con datos de expertos internacionales, ese tipo de araña tiene un potente veneno necrótico y tanto ella como la viuda negra son consideradas de importancia médica en América el Norte.

Este tipo de araña es pequeña y tiene un color morado con café muy claro. Para su identificación definitiva es imprescindible examinar los ojos, ya que, aunque la mayoría de las arañas tienen ocho ojos, esta posee solo seis.

Según estudios sobre la arañuela, el 49 % de las mordeduras no producen ningún tipo de síntoma, mientras que un 37 % si terminan en heridas necróticas (donde aparece tejido muerto en el área afectada). El 14 % restante de las mordeduras terminan en daño a nivel sistémico.

Síntomas comunes

Tras recibir una mordedura de araña marrón los síntomas más comunes son náuseas, vómitos, fiebre, erupciones y dolor articular o muscular. En raras ocasiones pueden provocar daños en los órganos que produzca la muerte.