Nuevas acusaciones de violación contra un presentador estrella francés de TV

0
7

PARÍS (AGENCIA EFE).- Patrick Poivre d’Arvor, presentador estrella del informativo televisivo de mayor audiencia en Francia durante 22 años e investigado por supuestas violaciones o agresiones sexuales, es objeto de un gran número de nuevas acusaciones de mujeres que trabajaron con él.

Le Monde recoge en su página en internet el testimonio de ocho de ellas, algunas anónimas, que describen un método de acoso sexual sistemático por parte de un hombre que se consideraba «intocable», según el diario.

Poivre d’Arvor, que tiene ahora 73 años y dejó de presentar los informativos de la noche en el canal TF1 en 2008, ha negado desde que se empezaron a hacer públicos el 18 de febrero, primero con informaciones de otro periódico, Le Parisien, los reproches que le han hecho muchas antiguas colegas.

En una primera reacción, mostró «estupefacción» ante las alegaciones de la periodista y escritora Florence Porcel, que le acusa de violaciones en 2004 y 2009, y lo atribuyó a una búsqueda de notoriedad.

Luego insistió en que la idea de obligar a las mujeres a tener relaciones con él es algo que va contra su naturaleza.

Una versión muy diferente de la que cuentan las presuntas víctimas que han sido entrevistadas por Le Monde, como Hélène Devynck, que tiene ahora 54 años y una larga experiencia profesional, entre otras cosas, como presentadora, y que empezó a finales de los años 1980 en TF1, donde trabajó como asistente de Poivre d’Arvor entre 1991 y 1993.

Devynck señala que ella acabó cediendo a sus avances y tuvo una relación sexual en el domicilio del periodista estrella: «Era verdaderamente humillante. No tenía opción. Si no, no trabajaba con él».

«Era impensable no pasar por la piedra -señala-, pero igual de imposible era decirlo. Yo no lo dije. Sabía que si decía algo, habría un desequilibrio tal que yo sería la puta y él el seductor», precisó.

Los pocos directivos de TF1 de esa época que han aceptado pronunciarse sobre esos relatos, sin dar sus nombres, reconocen a Le Monde que Poivre d’Arvor era «un seductor» y «un Don Juan», pero dudan de que las mujeres que tuvieron relaciones con él lo hicieran forzadas.

Hasta ahora, al menos tres mujeres han relatado ante los policías que se encargan de las investigaciones abiertas hace ahora casi un mes hechos que podrían tener la calificación de violaciones y otras agresiones sexuales.

En los últimos meses se han sucedido en Francia varios casos de famosos acusados de ese tipo de delitos, como el actor Gérard Depardieu, imputado en diciembre por violaciones y agresiones sexuales a una actriz.

También el politólogo y antiguo eurodiputado socialista Olivier Duhamel, al que se investiga por haber violado presuntamente a su hijastro cuando este era adolescente, o el actor Richard Berry, acusado de violación por su propia hija.