Parler, la alternativa a Twitter y Facebook impulsada por los conservadores

0
26
GRAF305. SAN FRANCISCO, 04/12/2020.- Vista de la conversación del político estadounidense perteneciente al partido Republicano, Red Cruz mediante la red social Parler en San Francisco, California, Estados Unidos. Se hace llamar la red social "de la libertad de expresión" y promete no censurar y respetar la privacidad: Parler se ha alzado como el ojito derecho de los conservadores en EE.UU., que ven en ella la alternativa que tanto desean a las "sesgadas" Twitter y Facebook. EFE/ Marc Arcas

ESTADOS UNIDOS (AGENCIA EFE).- Se hace llamar la red social «de la libertad de expresión» y promete no censurar y respetar la privacidad: Parler se ha alzado como el ojito derecho de los conservadores en EE.UU., que ven en ella la alternativa que tanto desean a las «sesgadas» Twitter y Facebook.

Ya desde el momento mismo de darse de alta, el internauta puede entrever qué tipo de contenidos se encontrará: las cuentas promocionadas para seguir pertenecen a políticos conservadores como Ted Cruz y Devin Nunes o a personalidades de Fox News como Sean Hannity y Tucker Carlson.

Ellos mismos llevan meses animando a sus seguidores a abandonar Twitter y Facebook y sumarse a Parler. «Me enorgullece sumarme a Parler, una plataforma que entiende lo que es la libertad de expresión (…) Hablemos libremente y terminemos con la censura de Silicon Valley», escribió en Twitter el senador Cruz, una de las figuras más destacadas en Parler.

UN «BOOM» DESDE LAS ELECCIONES

La empresa fue creada en 2018 en Henderson (Nevada), lejos del área de la bahía de San Francisco, donde se encuentra la mayoría de sus competidoras, y aunque había venido experimentando un crecimiento sostenido desde entonces, el verdadero «boom» se ha producido desde las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre.

Desde esa fecha, sus responsables aseguran que la cifra de internautas en la plataforma se ha duplicado y ya supera los 10 millones, aunque sigue siendo una cifra minúscula si se compara con los 340 millones de Twitter o los 2.740 millones de Facebook.

Pese a que ya ha pasado un mes desde su celebración, las elecciones siguen siendo, por mucho, el tema más comentado en Parler, con una mayoría abrumadora de los mensajes sosteniendo que se produjo fraude, que los demócratas «robaron» los comicios y que Donald Trump es el legítimo ganador.

Y aunque está copada por sus fans y existen decenas de cuentas en su nombre, la mayor ausencia en Parler es la del propio presidente saliente estadounidense, que a diferencia de su hijo Eric Trump o de su abogado personal, Rudy Giuliani, no tiene cuenta verificada en Parler.

UNA INTERFAZ SIMILAR A LA DE TWITTER

A nivel de interfaz y de funcionamiento, Parler es muy parecida a Twitter: los tuits pasan a llamarse «parleys»; los retuits son bautizados como «echoes»; se puede comentar en ellos y crear hilos de conversación y la página principal muestra una sección de tendencias y un apartado de cuentas sugeridas a las que seguir.

Las diferencias se centran en cuestiones como el límite de caracteres por mensaje (en Parler es de 1.000 en lugar de los 280 de Twitter) y, sobre todo, la promesa de que no se eliminarán contenidos o sancionarán cuentas salvo que se esté cometiendo un crimen o se esté enviando spam.

Estos son los únicos dos principios recogidos por la «guía comunitaria» de Parler, mucho más limitados que los existentes tanto en Twitter como en Facebook que, entre otras cosas, prohíben los discursos del odio o las incitaciones a la violencia, y cuya controvertida aplicación ha desatado la ira de los conservadores.

Así, en Parler resulta habitual encontrar insultos, imaginario nazi, amenazas, racismo, sexismo y teorías conspirativas de todo tipo (QAnon es uno de los motivos de conversación más recurrentes), algo que en el resto de plataformas se persigue activamente y puede llegar a costar la expulsión de los internautas.

Cuando eso ocurre, su siguiente destino es Parler. «Prohibido en Twitter» es uno de los eslóganes que más orgullosamente repiten los usuarios en sus perfiles de la red social de «la libertad de expresión».