Participación Ciudadana denuncia compra de votos para modificar Constitución, alerta reelección es una amenaza

Participación Ciudadana estima que la reelección ha sido una amenaza y una agresión permanente al ideal de los fundadores de la República y de los dominicanos de buena voluntad de crear un país democrático, que cuente con fuertes y efectivas instituciones y garantice los derechos, las libertades y el bienestar para sus ciudadanos.

0
211

Participación Ciudadana denunció alegadas maniobras para comprar votos a los fines de propiciar una modificación a la Constitución para tratar de imponer la reelección.

La organización plantea que el presidente Danilo Medina no cuenta con los votos requeridos para modificar la Carta Magna, por lo que rechaza sus intentos con fines de lograr este objetivo.

Participación Ciudadana apela al buen juicio y el sentido del honor del presidente Medina para que ponga fin a este doloroso espectáculo, anunciando su respeto a la Constitución que él mismo hizo modificar y asumiendo la responsabilidad que le toca en el avance de la institucionalidad democrática y la celebración de unas elecciones justas, transparentes y ejemplares como se merece este país.

“Una vez más hacemos un llamado a las fuerzas democráticas a unirse en un reclamo nacional tan alto que no pueda ser desoído, cada cual mediante los medios que estén a su alcance, pero todos con el compromiso de construir la República Dominicana a la que aspiraron nuestros fundadores y por la que tantos buenos dominicanos han ofrendado sus vidas”, indicó.

Exige al presidente Medina cumplir con su juramento ante Dios y el país de que este sería su último periodo de gobierno.

“Por quinta vez en sus 25 años de existencia, Participación Ciudadana, capítulo dominicano de Transparencia Internacional, levanta su voz para rechazar la modificación de la Constitución de la República con el objetivo de favorecer al presidente de turno. Presenciamos con pena y frustración que el país sigue atrapado en la vieja cultura de irrespeto a la Constitución que tanto daño ha hecho desde la creación de la República”, indicó la entidad en un comunicado.

Participación Ciudadana estima que la reelección ha sido una amenaza y una agresión permanente al ideal de los fundadores de la República y de los dominicanos de buena voluntad de crear un país democrático, que cuente con fuertes y efectivas instituciones y garantice los derechos, las libertades y el bienestar para sus ciudadanos.

“Cada vez que un gobernante quiere perpetuarse en el poder, utiliza cuantos medios estén a su alcance a costa de echar por el suelo esos ideales”, indicó.

Expuso que la reelección ha motivado una mayor corrupción, clientelismo y despilfarro de los fondos públicos.

“Se ha documentado en demasía el abuso de los recursos del Estado y la excesiva recurrencia a fuentes privadas espurias, ilegales y cuestionables para reunir grandes sumas de dinero con las cuales comprar voluntades y aplastar oposiciones. Quien tenga duda de esto sólo tiene que consultar los informes que ha publicado Participación Ciudadana en las diez ocasiones en que ha realizado observación electoral”, aseveró.

La entidad de la sociedad civil estima que en este momento tiene muy presente lo ocurrido en el 2016, que para financiar la reelección del Presidente Medina “fue utilizada la empresa más corrupta hasta ahora develada en el continente, ODEBRETCH, la cual, a cambio de contrataciones sobrevaluadas y obtenidas mediante soborno, según la propia confesión de los ejecutivos presos en Brasil, proporcionó una inmensa cantidad de recursos y apoyos a la campaña del Presidente Medina”. Lamentó que aunque hace más de dos años que esas acciones fueron denunciadas y documentadas, este delito todavía no ha sido investigado ni castigado, mientras el país se encuentra en la mira de todo el mundo, señalado como uno de los más corruptos y de menor respeto a la institucionalidad.

“Para obtener el favor popular en el 2016, el Presidente Medina utilizó todos los recursos del Estado, pero además juró ante Dios y el país que éste sería su último periodo y para ganarse un voto de confianza, él mismo propició la inclusión en la reforma constitucional de entonces de un impedimento para optar por otra reelección en el 2020”, explicó.