Pausa en NBA da a muchos jugadores oportunidad de sanar

0
5

ORLANDO (AP).-Damian Lillard estaba en el gimnasio hace unos días. Ahí, se percató de lo que hacían Jusuf Nurkic y Zach Collins, sus compañeros en los Trail Blazers, durante sus ejercicios individuales.

El base de Portland se dio cuenta de algo más: Hay un aspecto positivo de la interrupción de la campaña de la NBA por el coronavirus.

Los jugadores que estaban lesionados no lo están más.

Muchos dolores y lesiones han sanado durante casi cuatro meses transcurridos desde el momento en que la liga tuvo que suspender su temporada por la pandemia de coronavirus. Ello significa que los 22 equipos que llegarán al complejo de Disney cerca de Orlando la próxima semana contarán con planteles mayoritariamente saludables.

Mantener sanos a los jugadores una vez que estén en Disney será otra historia. La carga de trabajo se intensificará muy pronto para reanudar los partidos el 30 de julio.

Los Blazers, que pelearán por llegar a los playoffs en la Conferencia del Oeste, tendrán ahora un par de pívots corpulentos en Disney, para reforzar sus expectativas.

Pero al menos en la apertura de los campamentos para retomar la temporada, las nóminas tendrán más variantes que el 11 de marzo, cuando sobrevino la interrupción.

“Odio usar siquiera un término como ‘aspecto positivo’ en esto, porque es algo que jamás alguien pronosticó”, dijo el entrenador de Miami, Erik Spoelstra. “Y es difícil decir que han salido cosas buenas de esto”.

Pero es un hecho que, en el aspecto de las lesiones, hay una mejoría en los equipos. Después de 60 o 65 partidos, la mayoría de los jugadores lidiaba con algunos dolores.

Meyers Leonard, de Miami, estaba en una carrera contra el tiempo, tan sólo para volver a lo que hubiera sido el comienzo de los playoffs en abril, tras sufrir un escalofriante esguince de tobillo. Giannis Antetokounmpo, de Milwaukee, resentía una ligera torcedura de rodilla cuando se suspendió la campaña. Kristaps Porzingis, de Dallas, recibía tratamiento ocasional en su rodilla, reparada mediante cirugía.

“La rodilla se sentía bien todo el tiempo. Era sólo cuestión de que yo me acostumbrara al ritmo, que recuperara las habilidades para jugar, ese toque alrededor del aro y cosas así”, explicó el letón. “Ahora siento que, con el tiempo extra que tuvimos para hacer trabajo individual, efectuar disparos y seguir trabajando en mi juego, estoy cómodo en la cancha. Volveré a mi ritmo y mi sensación del juego. Estoy listo para volver a la cancha”.

Collins no había jugado desde el 27 de octubre, debido a una luxación del hombro izquierdo, que requirió cirugía. El bosnio Nurkic no tenía actividad desde el 25 de marzo de 2019, por una espeluznante fractura de tibia y peroné izquierdo.

Los Blazers, que pelearán por llegar a los playoffs en la Conferencia del Oeste, tendrán ahora un par de pívots corpulentos en Disney, para reforzar sus expectativas.

“Se ven muy bien”, dijo Lillard sobre Nurkic y Collins. “Me hacen sentir más confiado para volver. Es como si hubiera olvidado quiénes eran. No lo hice, pero pasó tanto tiempo que casi lo olvidé”.