Polémica en París por la apertura de un burdel de muñecas sexuales

0
42

PARIS (AGENCIAS).-Un nuevo burdel parisino de muñecas sexuales está siendo el objeto de las críticas feministas del país. El motivo: al ser compañeras sexuales inertes e hiperrealistas, podrían estar fomentando las fantasías de violación de los clientes.

El propietario del burdel, Joaquin Lousquy, de 28 años, abrió este negocio el mes pasado en un piso de un edificio “discreto” en pleno centro de París, según informa el medio Paris Match.

El negocio, Xdolls, cuenta con tres dormitorios para practicar sexo, además de otra habitación en la que limpian y “desinfectan” a las muñecas. Los clientes pueden elegir entre tres muñecas hiperrealistas fabricadas en China (Lily, Sofia y Kim). Las reservas se hacen por Internet y los clientes pueden disponer de la muñeca sexual de su elección durante una hora completa por 89 euros, pero también pueden pagar menos si no desean pasar tanto rato con la muñeca. Joaquin Lousquy asegura que los clientes son señores “aseados” con aspecto de ejecutivos, de entre 30 a 50 años, aunque a veces también vienen parejas.

El burdel está registrado en la actualidad como un centro de ocio para burlar la ley, ya que la legislación francesa, un modelo abolicionista en materia de prostitución, impide gestionar o poseer un burdel.

Sin embargo, los concejales feministas y comunistas del ayuntamiento de París están arremetiendo contra este negocio por ser degradante hacia la mujer. Les preocupa que la conducta sexual abusiva que ponen en práctica los clientes con las muñecas pueda trasladarse al trato con mujeres reales.

Lorraine Questiaux, del grupo feminista Mouvement du Nid (Movimiento del Nido) definió este burdel como “un lugar en el que se gana dinero por simular la violación de una mujer”, según informa The Telegraph.

Pierre Laurent, Secretario General del Partido Comunista Francés, denunció que algunas muñecas sexuales pueden suscitar pensamientos sexuales con niños.