Policía mata a 25 en una favela de Río de Janeiro en Brasil

0
13
Río de Janeiro (AP).-La policía irrumpió en una favela de Río de Janeiro el jueves como parte de un operativo contra narcotra­ficantes, y por lo menos un agente y más de una vein­tena de personas fallecie­ron tras ser baleados, in­formaron las autoridades.

La oficina de prensa de la policía civil confirmó la muerte del agente y de 24 presuntos “criminales” en un mensaje enviado a The Associated Press.

Un helicóptero de la po­licía sobrevolaba la favela de Jacarezinho, en la que hombres fuertemente ar­mados huían de la policía saltando de techo en te­cho, de acuerdo con imá­genes transmitidas por la televisión local.

Una mujer comentó a la AP que vio a la policía matar a un hombre gra­vemente herido al que describió como indefen­so y desarmado. La poli­cía encontró al individuo después de que él se me­tió a la casa de ella para refugiarse.

Felipe Curi, detective de la policía civil de Río, rechazó que haya habido ejecuciones.

“No se mató a ningún sospechoso. Todos eran traficantes o criminales que trataron de quitarle la vida a nuestros agentes y no hubo otra alternativa”, comentó durante una con­ferencia de prensa.

Barreras de concreto
La policía pasó apuros para ingresar a la fave­la debido a que tuvo que franquear barreras de concreto construidas por los criminales, de acuer­do con el detective. Los ti­roteos se extendieron por todo el barrio pobre. Du­rante el operativo, varias personas que según Cu­ri eran delincuentes inva­dieron casas vecinas para esconderse. Seis fueron arrestadas, agregó.

La policía también con­fiscó 16 pistolas, seis fusi­les, una ametralladora, 12 granadas y una escopeta.

Se suspendió el servicio en una línea del metro “de­bido a los intensos tiroteos en la región”, indicó la com­pañía que lo opera en un comunicado. Previamen­te, dos pasajeros del metro resultaron heridos cuando una bala perdida rompió el cristal de un vagón.

Jacarezinho cuenta con unos 40.000 habitantes y es una de las favelas más pobladas de la ciudad. Es­tá controlada por el Co­mando Vermelho, una de las principales organiza­ciones criminales de Bra­sil. La policía considera que Jacarezinho es una de las sedes del grupo.

El operativo del jueves tenía como objetivo inves­tigar el reclutamiento de adolescentes para secues­trar trenes y cometer otros delitos, informó la policía en un comunicado.

Unos 50 residentes de Jacarezinho salieron a una estrecha calle el jueves por la tarde para seguir a los miembros de la comisión de derechos humanos de la legislatura estatal cuando realizaban una inspección. Los residentes gritaban “¡justicia!” mientras aplau­dían y algunos levantaron el puño derecho.