Pou Suazo fustiga militarización del Congreso y crítica justificación de las autoridades

0
46

Santo Domingo,- Daniel Pou Suazo fustigó la militarización del Congreso, a la vez que criticó acremente la justificación dada por los presidentes de ambas Cámaras en el sentido de que el palacio que alberga el Poder Legislativo sería asaltado por manifestantes.

“Lo que se está defendiendo es la corporeidad institucional del país, si un Policía golpea con una macana a un legislador está atentando contra el orden institucional de ese país, porque ese legislador tiene inmunidad parlamentaria garantizada“, aseveró el politólogo.

Advirtió que un policía, por más policía que sea, debe respetar a un legislador, aunque se sume a una manifestación pública, que dicho sea de paso no es una violación a la ley como alguna gente han querido presentar.

“Es un acto de irresponsabilidad volver al pasado a utilizar la Policía como tropa de choque en enfrentamientos político, la Policía no puede participar de eso“, sentenció.

Calificó como acto de irresponsabilidad de los presidentes del Senado Reinaldo Pared Pérez y de la Cámara de Diputados Radhamés Camacho pedir la presencia policiaco-militar al Congreso para dirimir asuntos políticos.

Argumentó que los temas de carácter políticos tienen que ser administrados por las lides políticas, y eso provoca un rechazo a la dirigencia política que se transmite a los partidos y genera algo peor, y que es más preocupante, ya que la República Dominicana se encuentra en tercer lugar en América Latina en el reglón de credibilidad en la democracia.

Lamentó que a los dominicanos lo estén llevando a perder la credibilidad en la democracia, porque quienes establecen las reglas del juego no la quieren respetar, y otra reforma a la Constitución es una vejación a las reglas del juego.

Insistió es que es una irresponsabilidad justificar la militarización del Congreso bajo el argumento de que lo iban asaltar ya que el edificio no es una casa de paja de cana, sino un fortín construido por Trujillo donde se contrala la puerta y no entra nadie.

Criticó que aquí hay muchas personas con discurso democrático pero que en su interior son unos fascistas autoritarios que creen que todos los problemas y contradicciones deben dirimirse con la fuerza.