Presidente Abinader destaca afianzamiento de la democracia con un ministerio público independiente

0
12

El presidente Luis Abinader dijo hoy que la democracia en el país se ha ido fortaleciendo con el avance institucional que representa la escogencia de un ministerio público políticamente independiente, lo que representa el cambio más radical de nuestro sistema democrático.

Manifestó que cuidar la democracia es una tarea constante, que requiere voluntad y firmes convicciones, sabedores de que todo avance que se consigue no será definitivo si no se trabaja por consolidar cada día.

“Por eso hemos actuado con la máxima energía en este frente, con el objetivo de cambiar radicalmente y que no haya vuelta atráss”, expuso.

Abinader al abordar los cambios experimentados en las estructuras judiciales, puntualizó que “hoy la justicia es justicia. Es independiente, autónoma. Y con este gobierno, no se volverá a someter a las presiones políticas de nadie. Óiganme bien. De nadie”.

Dijo que el gobierno ha dado todo el apoyo económico necesario al Poder Judicial, para que pueda operar con la mayor eficiencia posible.

Abinader en su discurso ante la Asamblea Nacional, al rendir un informe de sus primeros seis meses de gestión, subrayó que: En “esta normalidad que hemos conseguido instaurar en la justicia dominicana ya se pueden realizar la sustitución sin traumas y sin politiquería de los jueces que cumplieron sus plazos, sin sobresaltos y garantizando el principio sagrado de imparcialidad como lo hicimos con la selección de los jueces de la JCE y del tribunal constitucional”.

El Jefe de Estado sentenció que la República Dominicana transita firmemente por la institucionalidad y el fortalecimiento de las normas democráticas, respetando la total independencia de la justicia y la eliminación de la impunidad.

Abinader advirtió que el país vive una nueva realidad, donde la vieja práctica de la impunidad, es cosa del pasado porque ahora el que la hace, la paga.

El mandatario advirtió que “este es ya un país sin impunidad. Hoy los dominicanos saben, y este es un principio sagrado, que el que la hace, la paga. Nadie quedará impune si comete un delito, ni nadie interferirá en su resolución”.

En otro orden, el presidente Luis Abinader dijo que el gobierno seguirá las medidas necesarias para garantizar el clima de seguridad que requiere la sociedad dominicana.

Añadió que la República Dominicana necesitaba un shock de institucionalidad y modernidad, “y éstas y otras muchas acciones están cambiando esta nación”.

En ese orden, dijo que el camino a la modernidad del país nadie lo detiene, y por eso, “estamos poniendo todo nuestro empeño en conseguir que nunca más un gobierno, cualquiera que sea en el futuro, pueda dar marcha atrás en estos avances democráticos”.

El presidente Abinader considera que en la discusión sobre los grandes temas del país se debe contar con la participación de todos, y anunció que en las próximas semanas el Poder Ejecutivo introducirá una ley de referendos, para que la opinión de los ciudadanos sea la voz inequívoca que marque el rumbo de sus gobernantes en temas de gran importancia nacional.

Seguridad Ciudadana.

Al referirse al plan de seguridad que aplican las autoridades para garantizar la movilidad de la población, precisó que ningún ciudadano, en ninguna parte del mundo puede ser libre si no se siente seguro. Y la inseguridad afecta a miles de dominicanos, hasta el punto de que el 77% la considera como su principal preocupación.

Dijo que se trata de un problema de Estado que requiere de la implicación de todas las instituciones públicas, todos los operadores jurídicos y de la sociedad en su conjunto.

“Los feminicidios son una tragedia nacional que estoy decidido a enfrentar. Por eso hemos diseñado un ambicioso programa que gira sobre tres elementos: máss recursos, más coordinación y más formación”, expuso el mandatario.

Citó que las autoridades han puesto ya en marcha 12 nuevas Casas de Acogida, y se han rehabilitado otras 3 que estaban en condiciones deplorables, aumentando así la cobertura a mujeres en alto riesgo de sufrir violencia.