Regreso amargo a Philadelphia para Jimmy Butler

0
8

FILADELFIA (NBA MANIACS.com).-Los Heat viajaban esta madrugada a Philadelphia con el objetivo de lograr una importante victoria con la que ratificar su condición de emergente potencia en el Este. Un desafío que, finalmente, se tornó imposible coincidiendo con el regreso de Jimmy Butler a la Ciudad del Amor Fraternal.

“Tienen muchos jugadores que pueden cambiar y hacer muchas cosas bien”, explicó Butler tras el duelo. “Esta noche anotaron muchos lanzamientos y nosotros no. Entraron en el piso sin miedo, ocupando toda la cancha y jugaron el tipo de baloncesto que quisimos jugar nosotros desde el comienzo del partido”.

Cuando se dieron cuenta, los de Florida ya perdían por quince puntos tras doce minutos y tan solo pudieron presenciar pasivamente como los 76ers les pasaban por un encima como un auténtico huracán (113-86). Una diferencia muy abultada pero, curiosamente, no lo suficiente como para poner de manifiesto la insultante superioridad de los de Brett Brown en todas las facetas del juego.

“Todos hemos dado un paso adelante y avanzado juntos”, declaró visiblemente satisfecho Ben Simmons. “Hemos tenido demasiados partidos en los que hemos esperado demasiado para entrar en acción y hoy hemos demostrado que podemos mantener esa energía durante todo el partido.”

Un esfuerzo que no recibió el abrazo de unos Heat completamente desdibujados. Los 76ers marcaron el camino a seguir en un primer cuarto en el que asfixiaron en defensa a los de Spoelstra y cuya ventaja obtenida llegó a alcanzar los 41 puntos a lo largo del partido. Todos los componentes del quinteto inicial de los locales registraron, al menos, un plus/minus de +28 y cuatro de ellos concluyeron el encuentro con dobles dígitos en anotación. Josh Richardson fue el máximo anotador del partido con 32 puntos, Joel Embiid registró un doble-doble de 23 puntos y 11 rebotes y Tobias Harris agregó 19 unidades. El único titular que no alcanzó dicha barrera anotadora, Ben Simmons, se dedicó a cumplir la función de perro de presa y maniatar a un Jimmy Butler que apenas logró 11 puntos con un gris 30.8% de acierto en tiros de campo.

Un partido que ha servido para encapsular y definir perfectamente la visión de este equipo que tenía el general manager Elton Brand cuando lo confeccionó y armó este pasado verano. Richardson, Harris y Horford, quienes habían tenido problemas para lograr una regularidad en el lanzamiento, se combinaron para anotar 25 de los 35 tiros intentados, incluyendo un 9 de 13 en triples. Los locales impusieron su hegemonía en la pintura, forzaron numerosas pérdidas de balón y hallaron continuamente tiros liberados.

Pero lo que más destacó fue la forma en que los 76ers sofocaron a su rival en el ámbito defensivo, en una especie de reminiscencia de la actuación en el partido inaugural contra los Boston Celtics. Al igual que en aquella ocasión, los de Brett Brown obligaron a Miami a jugar a un ritmo mucho más rápido de lo deseado. Fruto de la elevada altura media y velocidad de su plantilla, los 76ers son capaces de reducir la cancha de una manera que ningún otro equipo de la NBA es capaz de hacer.

Erik Spoelstra elogia el rendimiento rival

El técnico de los Heat no tuvo reparos en admitir la superioridad del rival y alabó la efectividad con la que los 76ers plasmaron su producción defensiva.

“Defensivamente son únicos”, declaró el técnico. La forma en la que protegen la pintura es realmente única. Te obliga a trabajar tu ataque con mucha más energía y compromiso. En los últimos dos partidos hemos tenido una excelente puesta en escena en los minutos iniciales. Contra un equipo como este, con ese tamaño, hay que ser un poco más agresivo, pero sin dejar de ser paciente. Es un equilibro necesario que debes tener si quieres vencer.”

Antes del partido, Spoelstra había declarado que era una oportunidad para que los Heat descubrieran dónde se encontraban respecto al resto de potencias del Este. Los Sixers, que no habían podido reunir a su quinteto inicial habitual durante más de una semana, lo vieron de la misma manera.

“Estoy ilusionado”, afirmó el entrenador Brett Brown. “No han pasado muchos minutos juntos todavía, pero para recuperarlos a todos y jugar contra un equipo como Miami, es ilusionante”. Una ilusión que terminó por transformarse en realidad en forma de un sensacional triunfo con el que los 76ers se mantienen en la quinta plaza del Este a solo media victoria de Celtics, Raptors y los propios Heat.