Falla el amorío entre Sandra Bullock y Keanu Reeves

0
19

LOS ANGELES (AGENCIAS).-Todo ocurrió en el set de Speed, que en español se conoció como Máxima velocidad. Era 1993, Keanu Reeves y Sandra Bullock eran los protagonistas de la próxima película de acción de Jan de Bont cuyo rodaje transcurría en las calles de Los Ángeles.

Reeves interpretaba al detective Jack Traven que debía evitar que una bomba explotara en un bus de servicio público repleto de gente…pero el terrorista (Dennis Hopper) se la puso difícil: el artefacto se activaría cuando el vehículo alcanzara los 80 kilómetros por hora y explotaría si bajaba de esa velocidad.

 Sandra Bullock era Annie, una joven pasajera que termina conduciendo el bus.

Entre los dos surgió una química especial. Años más tarde, en el Show de Ellen DeGeneres, Bullock comentó: “Era difícil para mí comportarme seriamente. Él me miraba y yo, no sé, yo me reía… Recuerdo lo dulce y lo bonito que era (…) Nunca salí con él. Supongo que había algo de mí que no le gustaba”.

Durante la filmación de Speed, un hecho trágico aumentó la confianza mutua de los actores: Reeves perdió a su mejor y único amigo en Hollywood, River Phoenix que murió de una sobredosis. Bullock se convirtió en el mayor apoyo del protagonista que intentó lidiar con la pena mientras avanzaba la filmación.

“Era súper talentosa en cualquier situación. Teníamos que hacer cosas loquísimas, pero ella era tan auténtica, y tan simpática e inteligente. Destilaba autenticidad. Fue una alegría tenerla cerca y trabajar con ella”, reconoció Reeves muchos años después en Entertainment Tonight. “Por ella era lindo ir a trabajar”,agregó.

Lo cierto es que jamás se concretó un romance entre los dos, pero Speed fue un éxito de taquilla que catapultó la carrera de Bullock y afianzó la de Reeves. Años después la pareja volvió a protagonizar una película, un thriller del argentino Alejandro Argresti, La casa del lago.

Sus amigos cercanos cuentan que Sandra y Keanu son buenos amigos y se ven dos veces por año.