Ricky Rubio, el precoz prodigio disfrutó al fin como un niño

0
24

PEKIN (AFP).-Lanzado a la élite con 14 años, Ricky Rubio ha tenido que esperar casi tres lustros, plagados de luces y sombras, para rendir a la altura de las desmesuradas expectativas que generó. “He disfrutado como un niño pequeño”, reconoció el precoz prodigio tras proclamarse campeón mundial.

Mejor jugador de la final, del torneo y base del quinteto ideal. Ricky Rubio no se bajó del podio este domingo en Pekín, después de que España derrotara con claridad a Argentina en la final del Mundial de básquet (95-75).

“Hemos trabajado muy duro y hemos sacrificado mucho. Cada uno da mucho para el otro y lo hemos demostrado”, dijo el jugador de 28 años

Venía avisando durante la preparación, en la que se convirtió en uno de los líderes ofensivos de España, y en China-2019 confirmó su paso hacia adelante. El Mundial de básquet ha sido el paso a la madurez de un jugador que ha tenido siete vidas desde que el técnico Aíto García Reneses le hiciera debutar como profesional cuando estaba prácticamente en categoría infantil.

El prodigio formado en la reputada cantera del Joventut pasó a promesa en el Barcelona tras una polémica salida del club de Badalona. Luego viaje a la NBA, travesía en el desierto de seis años en la fría Minneapolis en un equipo siempre por debajo de las expectivas y traspaso a los Utah Jazz, donde se reconcilió con el básquet, probando el sabor de los Play Offs.

Y para la próxima temporada, nuevo destino, los Phoenix Suns, otra vez un equipo del pelotón de cola de la mejor liga del mundo.