Rusas dan a luz en EEUU para tener hijos estadounidenses

0
9

MIAMI (AP) — Todos los años, cientos de mujeres rusas viajan a Estados Unidos para dar a luz, de modo tal que sus hijos puedan gozar de la ciudadanía estadounidense.

Pagan a veces entre 20.000 y 50.000 dólares a intermediarios que arreglan todo, desde documentos de viaje hasta alojamiento y hospitalizaciones, a menudo en la Florida.

Si bien el costo es alto, sus hijos tendrán las oportunidades y ventajas para viajar de que no gozan los rusos. Sus propios padres podrían beneficiarse algún día.

El clima cálido del sur de la Florida y el trato que reciben en las salas de maternidad –mucho mejor que el que ofrecen en Rusia– hace menos doloroso el gasto y en la práctica toda la experiencia parece a una vacación larga.

Las rusas son parte de un nuevo fenómeno de “turismo para embarazadas” que incluye también a mujeres de China y Nigeria que vienen a dar a luz a Estados Unidos.

El presidente Donald Trump ha expresado su oposición al artículo de la constitución que da derecho a la ciudadanía a toda persona que nace en suelo estadounidense. Ha dicho que acabará con eso, aunque los expertos en estos temas están divididos acerca de si puede hacerlo.

Ha habido algunos casos aislados en los que se arresta a operadores de agencias turísticas que organizan estos viajes para embarazadas, acusados de fraude o evasión de impuestos, pero en términos generales venir a Estados Unidos para dar a luz es básicamente legal. Las rusas entrevistadas por la Associated Press dicen que no ocultan sus intenciones cuando piden la visa e incluso muestran los contratos que firmaron con médicos y hospitales.

No hay estadísticas acerca de las mujeres extranjeras que vienen a Estados Unidos específicamente a dar a luz. El Centro para Estudios de la Inmigración, que postula leyes más estrictas en ese terreno, calcula que en el 2012 unas 36.000 mujeres extranjeras dieron a luz en Estados Unidos y luego regresaron a sus países.

El contingente ruso es claramente grande. Anton Yachmenev, de la firma Miami Care, que arregla estos viajes, declaró a la AP que unas 150 mujeres rusas usan sus servicios todos los años y que hay unas 30 empresas de su tipo en la zona.

El sur de la Florida es popular entre los rusos no solo por su clima tropical sino porque hay una importante colonia de rusos. Sunny Isles Beach, localidad al norte de Miami, es conocida como la “Pequeña Moscú”.

“Con 30.000 dólares no podríamos comprar un departamento ni hacer nada para nuestra hija. Pero podemos darle libertad. Y eso me parece muy positivo”, expresó Olga Zemlyanaya, quien dio a luz una niña en diciembre y se estaba quedando en la Florida hasta que la pequeña tenga pasaporte de Estados Unidos.

Un pasaporte estadounidense da muchas ventajas. Cuando el hijo llega a los 21 años, puede pedir la residencia para sus padres, por ejemplo.