Toros, por un triunfo hoy que selle pase a semifinal

0
7

SAN JUAN, Puerto Rico.-Lino Rivera ya adelantó que tendrá sentimientos encontrados cuando mañana sus Toros del Este enfrenten a los Cangrejeros de Santurce en el Hiram Bithorn y para evitar emociones mayores que hagan del choque necesario buscar la victoria para ir por el boleto puede bajar la tensión este martes.

A la novena dominicana le costó encontrar la fisura a la colombiana Vaqueros de Montería, pero terminó derrotándola con un 4-0 y la mañana de hoy puede asegurar su pase a la semifinal del jueves.

Rivera enviará ante los panameños Astronautas de Chiriquí al derecho cubano Carlos Hernández en un partido que abrirá la cuarta jornada de la Serie del Caribe, a las 10:00 AM.

Una victoria quisqueyana este martes la dejaría con 3-1 y le aseguraría un pase a la semis, porque colocaría a los canaleros con 1-3 y junto a los cafeteros (0-3) quedarían sin opciones para alcanzarlos.

Más duro que el papel

El derecho colombiano Randy Consuegra, un veterano de 30 años que su mayor nivel fue Clase A y salió del radar de MLB en 2011, dominó a los bates dominicanos las primeras 5.2 entradas, dejándolo en solo dos hits, una base y cinco ponches.

Del otro lado, Paolo Espino iba igual de efectivo, con 6.0 capítulos de solo tres imparables y cinco ponches y logró salir debajo en el cuarto cuando permitió corredores en las esquinas sin out y logró hacer el cero.

Fue en el séptimo cuando la artillería caribeña pudo hacer daño. Junior Lake trabajó un turno largo al derecho Luis Escobar y le sacó una base por bolas. El siguiente bateador fue Peter O’Brien, que le conectó un cuadrangular profundo por el prado central para colocar el partido 2-0.

Un inning más tarde, la tropa dominicana combinó hits consecutivos de Jorge Mateo y Rubén Sosa, un wild pitch que permitió a Mateo pisar el plato con la tercera carrera y a Sosa a moverse a la antesala, desde donde anotó con batazo al cuadro de Lake.

Los Vaqueros amenazaron al colocar dos hombres en base sin outs en el octavo, sin embargo un toque de Francisco Acuña que salió elevado provocó una triple matanza que acabó con la incipiente amenaza. Pese a que la repetición mostró que la pelota picó en el terreno antes de ser atrapada por el lanzador Jumbo Díaz, el manejador de Colombia, Ozney Guillén, no pidió la revisión de la jugada que concluyó la entrada.