Váldez Albizu revela economía da salto extraordinario y crece en el mes de abril un 47.1 por ciento

0
28

Santo Domingo. República Dominicana. – El Banco Central de la República Dominicana
(BCRD) informó que, de acuerdo a las cifras preliminares del indicador mensual de
actividad económica (IMAE), en el mes de abril se registró una expansión
extraordinaria de 47.1 %. Este resultado sin precedentes no solo compensó la caída de
29.8 % observada en abril de 2020, sino que superó el nivel del mismo mes de 2019,
que fue un año regular sin pandemia.
Héctor Valdez Albizu, gobernador del BCRD, expresó que, para dimensionar esta
recuperación, “ha de considerarse un índice normalizado en 100.0 en abril de 2019, que con
la pandemia cayó 29.8 % pasando a 70.2 en abril de 2020 y ahora en abril 2021 se ubica en
103.3, para una variación interanual de 47.1 % en abril 2021”.
Dado el contexto indicado, el gobernador especificó que “este resultado no constituye un
simple rebote por efecto estadístico de la base de comparación, sino que muestra una
reactivación que ha superado los niveles pre-pandemia, al aumentar un 3.3 % con
respecto a abril 2019”.
Esta reactivación ha sido heterogénea en las distintas actividades económicas, con algunos
sectores registrando un comportamiento por encima del pre-pandémico, mientras que otros
se encuentran en un proceso gradual de recuperación.
Un recuento de lo ocurrido en el presente año es que el IMAE ha registrado tasas de -1.8 %
en enero, pasando luego al terreno positivo en febrero con un crecimiento de 1.1 % y
dinamizándose aún más en marzo al alcanzar una expansión de 10.6 %, para un promedio
de 3.1 % en enero-marzo de 2021. Con el resultado de 47.1 % en abril, el acumulado en el
primer cuatrimestre del presente año se ubica en 11.5 %.
Los notables avances del proceso de vacunación y el mejor desempeño de la economía
mundial y del turismo, contribuirían a que se acelere el proceso de reactivación económica.
Esto permitiría actualizar de forma conservadora la proyección del crecimiento del
producto interno bruto (PIB) real para el cierre de año en el rango de 7.0 %-8.0 %.
Valdez Albizu resaltó que, “en el día de ayer, Bank of America compartió un reporte con
su proyección de crecimiento más reciente para República Dominicana en el 2021,
aumentando la misma de 7.9 % a 10.0 %, lo que indica que los analistas de fondos de
inversión están previendo una recuperación más acelerada que la contemplada a
inicios de año. Asimismo, los pronósticos de organismos internacionales y agencias
calificadoras de riesgo, son consistentes con que la economía dominicana retomaría en este
año su senda de expansión sostenida en un contexto de fuertes fundamentos y de
estabilidad macroeconómica.
El desempeño registrado ha estado respaldado por el impulso de las medidas de política
fiscal y monetaria puestas en marcha a partir de marzo de 2020 para aliviar los efectos
adversos de la crisis sanitaria sobre la economía. En su conjunto, esto ha sido determinante
para dinamizar las actividades económicas y la demanda interna, es decir, el consumo y la
inversión.
Adicionalmente, se reitera la incidencia positiva que ha tenido la distribución de
vacunas contra el COVID-19 en todo el territorio nacional en el marco del Plan Nacional
de Vacunación, cuyas estadísticas preliminares al 25 de mayo de 2021 registran que
unos 3 millones de dominicanos han recibido una primera dosis, de los cuales unas
944,337 personas poseen ya las dos dosis requeridas. De igual modo, se destaca el rol
que ha tenido la reactivación del flujo turístico hacia el país, al ser este sector una importante
fuente de empleos, divisas y de creación de valor agregado en la economía.
Sectores más relevantes
Entre las actividades económicas que resaltan por su notable incidencia positiva en abril de
2021 se encuentran: Construcción (566.9 %), Hoteles, Bares y Restaurantes (140.7 %),
Zonas Francas (82.6 %), Minería (60.6 %), Otras Actividades de Servicios (48.8 %),
Transporte y Almacenamiento (45.1 %), Manufactura Local (34.4 %) y Comercio (22.7 %). De
igual manera, se verifican incrementos en Comunicaciones (5.7 %), Energía y Agua (5.5 %),
Servicios Financieros (4.9 %), entre otras.
Un resultado que llama poderosamente la atención es el exhibido por la Construcción,
actividad que registró una variación interanual de 566.9 %. “Para explicar esta tasa de
crecimiento anualizada sumamente alta, de forma análoga a la explicación del
comportamiento del IMAE para el caso de la economía general, se realiza un supuesto
de un índice de 100.0 puntos para el año 2019, con la contracción de 83.9 % en el
período de mayor impacto de la pandemia, ese nivel se redujo a 16.1 en abril 2020, para
luego recuperarse de forma extraordinaria a 107.4 en abril 2021. Esta variación de 16.1
a 107.4 es la que representa ese 566.9 %. El punto crucial es que una expansión de
esta magnitud va más allá del efecto estadístico de la base de comparación, pues esta
actividad se ubica un 7.4 % por encima de lo exhibido en abril de 2019, representando
una firme reactivación que supera los niveles pre-pandemia mucho más allá de lo
previsto”, expresó Valdez Albizu.
El comportamiento de la construcción obedece en gran medida a las mejores condiciones
financieras y crediticias asociadas a las medidas de flexibilización monetaria adoptadas por la
autoridad monetaria, que han contribuido a la reanudación de las obras que estaban en
proceso y así como de nuevos proyectos de obras residenciales, turísticas y comerciales
fundamentalmente impulsadas por iniciativas de capital privado. Adicionalmente, se han
anunciado e iniciado varios proyectos de infraestructura pública.
La manufactura local presenta un aumento interanual de 34.4 %, sustentado por la
refinación de petróleo, fabricación de metales comunes y productos químicos, entre
otras. Una vez más, a fin de comprender este desempeño se podría llevar a cabo el
ejercicio descrito anteriormente para la economía en su conjunto y para la
construcción, resultando en este caso un incremento de 10.1 % respecto al nivel de
abril de 2019. En cuanto al crecimiento del valor agregado de la Manufactura de Zonas
Francas, el mismo resulta cónsono con el dinamismo de las exportaciones de este
sector, valoradas en US$589.1 millones para el mes de abril de 2021, equivalente a un
incremento relativo de 108.1 % en términos interanuales.
Cabe destacar la significativa recuperación de la actividad productiva de Zonas
Francas, la cual ha logrado reactivar sus operaciones a un 100 %, favorecida por un
clima de certidumbre logrado por el gobierno del presidente Luis Abinader para la
captación de nuevas inversiones, el fortalecimiento de los vínculos comerciales, y
condiciones más favorables en el entorno internacional en términos de una
reactivación económica más rápida de lo previsto.
La actividad minería presentó un crecimiento de 60.6 % en el mes de abril de 2021, explicado
por mayores volúmenes de producción de ferroníquel (89.8 %), oro (25.7 %), así como de la
arena, grava y gravilla (390.6 %), siendo este último un insumo importante para la
construcción. En cuanto al comercio y transporte, estas actividades de servicios mostraron un
notable repunte en su valor agregado de 22.7 % y 45.1 % en el mes de abril de 2021,
respectivamente, reflejando el mayor flujo de bienes locales e importados en la economía, el
incremento del volumen de mercaderías transportadas hacia los puntos de ventas para
comercialización, así como el mayor dinamismo en el transporte terrestre de pasajeros.
Igualmente, es importante referirnos a la actividad de Hoteles, Bares y Restaurantes, que en
términos de valor agregado real arroja una variación relativa de 140.7 % en abril de 2021. La
tendencia reciente evidenciada por este sector demuestra que el efecto negativo que sufrió a
raíz de la pandemia del COVID-19 continúa disipándose, lo cual queda evidenciado en la
dinámica reciente de la llegada de pasajeros no residentes al país.
Recuperación en el número de visitas
En el mes de abril se observó una afluencia de 327,074 visitantes no residentes por vía
aérea, es decir, una proporción de 56.0 % respecto a la cantidad de personas recibidas en el
mismo mes de 2019, año libre del impacto del COVID-19, lo que permite apreciar que se
avanza en la dirección correcta.
El despegue reciente de la actividad turística refleja el compromiso del gobierno del
presidente Luis Abinader, así como los esfuerzos del ministro de Turismo, David Collado, en
estrecha colaboración del sector privado, para hacer frente a los retos impuestos por la
pandemia y fortalecer la reactivación de la industria. En este ejercicio ha sido determinante el
impulso de nuevas estrategias de promoción y relanzamiento de los polos turísticos,
implementación de protocolos sanitarios y de protección al viajero, así como la ejecución del
plan de vacunación masiva.
En términos acumulados la llegada de pasajeros alcanzó 1,044,159 turistas en los primeros
cuatro meses de 2021. Se espera que la tendencia hacia la recuperación se afiance cada vez
más, consolidando a la República Dominicana como el principal destino turístico de todo el
Caribe insular.
Política monetaria e inflación
Para enfrentar el choque adverso de la pandemia, el Banco Central ha implementado desde
marzo de 2020 un significativo plan de estímulo monetario, con el objetivo de reactivar la
producción y dinamizar la demanda interna. El paquete de medidas incluyó la reducción en
150 puntos básicos en la tasa de política monetaria, encontrándose actualmente en su
mínimo histórico de 3.00 %, mientras que la tasa de depósitos overnight se disminuyó a 2.50
% anual.
Adicionalmente, se puso en marcha el programa de provisión de liquidez más amplio
de la región, ascendente a RD$215 mil millones, aproximadamente un 5 % del PIB, a
través de distintos instrumentos como reportos, reducción de encaje legal y la
creación de la facilidad de liquidez rápida (FLR). A la fecha se han canalizado por
medio de los intermediarios financieros RD$192,672 millones a empresas y hogares, a
través de unos 90 mil nuevos préstamos, refinanciamientos y reestructuraciones de
deuda. Se destaca que los sectores que han recibido más recursos son: Comercio y
Mipymes (RD$81,328 millones), Hogares (RD$28,719 millones), Manufactura
(RD$20,576 millones), Construcción (RD$17,848 millones) y Exportación (RD$6,114
millones).
Estas medidas han sido exitosas en flexibilizar las condiciones monetarias, reflejadas en una
disminución de más de 300 puntos básicos en la tasa de interés activa promedio de la banca
múltiple, que bajó de 13.28 % anual en el mes de marzo de 2020 a 10.02 % anual al cierre de
abril de 2021.
Asimismo, se ha observado una dinamización del crédito al sector privado en moneda
nacional, creciendo en torno al 9.2 % de forma interanual en el mes de abril. Se debe
destacar que, este ritmo de expansión de los préstamos privados en moneda nacional es uno
de los más altos de América Latina y significativamente superior a la mediana regional de 3.1
%.
En cuanto a los precios internos, tal como está sucediendo a nivel mundial, se han registrado
presiones inflacionarias transitorias relacionadas con el incremento en las cotizaciones
internacionales de los commodities, observándose una inflación acumulada de 2.69 % en
enero-abril y de 9.65 % de forma anualizada. No obstante, el sistema de pronósticos del
Banco Central indica que la inflación interanual comenzaría a partir de junio un proceso de
convergencia gradual al rango meta de 4.0 % ± 1.0 %, para luego permanecer en torno al
valor central del referido rango durante el horizonte de política monetaria.
Las expectativas de los agentes económicos debidamente ancladas a la meta de
inflación y una brecha del producto en niveles que no estaría contribuyendo a generar
presiones inflacionarias en la coyuntura, unido a la fortaleza de los fundamentos
macroeconómicos, le otorgan al Banco Central el espacio suficiente para continuar
manteniendo condiciones monetarias favorables con el propósito de seguir apoyando
el proceso de recuperación económica.
Sector externo
Durante el mes de abril el sector externo continúa mostrando un excelente desempeño.
Las remesas y las exportaciones de zonas francas siguen con un importante
dinamismo, con crecimientos de 130.6 % y 108.1 %, respectivamente. En cuanto a las
importaciones, las mismas aumentaron 64.9 % en total, mientras que, las no petroleras
aumentaron 54.0 %, lo que va en línea con la acelerada recuperación de la demanda interna.
Este importante flujo de divisas por remesas y exportaciones de zonas francas ha
contribuido a la estabilidad cambiaria, de tal manera que al 24 de mayo el peso
dominicano exhibe una apreciación de 2.2 %, contrario a lo observado en las monedas
de la mayoría de países de Latinoamérica. Asimismo, el incremento en el flujo de
divisas ha permitido la acumulación de reservas internacionales, las cuales alcanzaron
US$12,306 millones al 24 de mayo, equivalentes a 7.4 meses de importaciones y 14.7 %
del PIB.
Valdez Albizu concluyó la rueda de prensa expresando que “el BCRD reafirma su
compromiso de conducir la política monetaria orientada al logro de la meta de inflación y el
mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, todo con el objetivo de que los agentes
económicos cuenten siempre con el clima de certidumbre y las informaciones necesarias
para materializar sus planes de inversión”.