Por José Francisco Peña Guaba

El domingo 18 de febrero del 2024 se llevarán a cabo las elecciones municipales, y las mismas revisten una gran importancia estratégica para los partidos políticos, por varias razones, que más adelante enumeraré, pero que definitivamente jugarán un papel preponderante, a los fines de posicionar a las fuerzas políticas y a sus candidatos presidenciales para la cita comicial del tercer domingo del mes de mayo del 2024, en donde se llevarán a cabo también las elecciones en el nivel de diputados y el senatorial.

¿Cuáles son las razones que hacen de los resultados de las elecciones municipales sean un posible termómetro del apoyo o fortaleza de las alianzas que terciarán en ese proceso electoral? tiene que ver con que estás serán las primeras elecciones, y se instuye que la mismas deberá arrojar como resultados los niveles de simpatías que tienen los partidos y sus postulados en la ciudadanía, y lo importante de ganar las mismas para quién busca que dichas elecciones catapulten a su abanderado presidencial, como favorito para las los comicios de mayo del 2024.

Es que los partidos están diseñando las estrategias para que las mencionadas elecciones le favorezcan, pero para ello es importante considerar aspectos vitales de dicha votación y la principal es la inmensa cantidad de candidaturas envueltas en dichas elecciones, que totalizaran más del 93% de todas las postulaciones que se presentarán para los procesos electorales a realizarse en el año 2024.

Hacia estas elecciones municipales, cada grupo político tiene sus propios intereses y en función de esto están delineando las tácticas a poner en juego para el logro de sus particulares objetivos, veamos:

Ninguna elecciones despierta más interés dirigencial que las elecciones municipales, porque de 4,113 posiciones a elegir en el 2024, hasta ahora 3,849 son del ámbito municipal, a saber:158 alcaldes(sas), 158 vicealcaldes(das), 1,164 regidores(as) e igual cantidad de suplentes, 235 directores(as) de juntas municipales e igual cantidad de subdirectores(as) y 735 vocales. Es que en esos comicios están la casi totalidad de aspiraciones de las dirigencias partidarias y del liderazgo social de las comunidades, éstos los auténticos busca votos, los que tienen de verdad vinculación directa y diaria con la población, son los que anhelan accesar a esos espacios del poder local, es en el poder municipal que están los integrantes del ejército de tierra de las organizaciones político-partidarias, estos que son los obreros de la política, los que construyen el edificio del poder nacional;

La percepción que se crea en el imaginario popular, es que quién gana las elecciones municipales tiene mayores oportunidades de triunfar en el nivel presidencial, cosa que no es precisamente así, porque para ganar una candidatura en cualquiera de los niveles municipales es con mayoría simple, hasta por dos o tres votos de diferencia, pero para ganar la presidencia se necesita obtener más del 50% de los votos válidos emitidos, sin embargo sería improcedente el no aceptar que una importante franja del electorado piensa que quién gane mayores espacios municipales, lleva consigo ventaja para las elecciones presidenciales de mayo;

En esta ocasión las elecciones municipales dejará de ser un solo nivel, ya que por sentencia del Tribunal Constitucional 0462-20, que declaro inconstitucional el arrastre de los alcaldes por parte de lo regidores y el de los directores de Juntas Municipales por los vocales, lo que produjo que la JCE creara para las elecciones municipales venideras 4 niveles de elección, el nivel de alcaldias, el del regidurias, el nivel de directores distritales y el de vocalías, lo que hace inferir que a los candidatos(as) a alcaldes(as) y directores(as) no se le sumarán los votos marcados en favor de los regidores(as) ni de los vocales, como sí se produjo en las elecciones anteriores en el año 2020, donde los votos a los regidores y a los vocales sí se le sumaron al postulado como ejecutivo municipal;

En las próximas elecciones municipales el elector podrá votar por el alcalde(sa) de un partido y por un regidor(a) de otro partido diferente, y que postula a otro candidato(a) a Alcalde(sa) igualmente se podrá votar por candidatos a vocales de organizaciones diferentes a los candidatos(as) a directores(as) distritales, tiene de novedoso estos nuevos y separados niveles de elección, que permitirán que alianzas de partidos puedan postular una misma dupla municipal de alcalde con su vicealcaldesa o de directores distritales con sus subdirectoras, sin embargo puedan llevar boletas independientes en las regidurías y vocalías, lo cual de manera indirecta bien pudiese fortalecer la candidatura a alcalde(sa) o director(a) aliada, porque tendría una cantidad mayor de candidatos a regidores o de vocales respaldando su candidatura, pero no deja de ser un gran reto para los colegios o mesas electorales y para las propias juntas electorales municipales, por lo complejo del escrutinio de tantas candidaturas preferenciales a la vez, ya que la cantidad de postulados que puede aumentar, según la cantidad de partidos políticos que decidan llevar boletas independientes en los niveles de regidurías y vocalías;

Es innegable lo conveniente que resulta a los candidatos presidenciales el obtener la mayor cantidad de alcaldes y de directores de juntas municipales obtenidos, sobre todo, porqué estos toman posesión el 24 de abril, 65 días después del 18 de febrero, lo que hace entender, que estos tendrán nóminas y recursos económicos a su disposición, 25 días antes de las elecciones presidenciales y congrensuales, lo que puede ser de gran beneficio para el candidato(a) presidencial del partido del nuevo alcalde(sa) o director(a) distrital elegido(a), está es una de las razones que en términos estratégicos le es más conveniente a los fines de fortalecer la campaña de los candidatos(as) presidenciales.

Es por eso que el PRM busca llevarse desde ahora la mayor cantidad de alcaldes y directores de los partidos de oposición, primero para debilitarlos, y a la vez fortalecer la propuesta electoral oficialista a presentar, es esta una notable sangría que se hace mayormente al PLD y al PRD, pero también, aunque en menor medida, a la FUERZA DEL PUEBLO y al PRSC.

La oposición sabe que el Gobierno del Cambio está a la caza de todos sus ejecutivos municipales para garantizar dar “el sorpasso” Electoral en febrero del 2024, y con ello garantizar crear una percepción favorable en los comicios de mayo para apuntalar el proyecto reeleccionista del presidente Luis Abinader.

Ahora bien, también es justo reconocer, que el voto ciudadano tendrá un valor apreciable para los aspirantes locales en esta elecciones municipales, porque los liderazgos del presidente Abinader y del expresidente Leonel Fernández, que cómo están indicando las encuestas serán los punteros, y que a la vez le serán muy necesario a los líderes locales, para que sus seguidores le voten a su favor, todo porque los candidatos(as) presidenciales en esta media isla le suman miles de votos indirectos a sus respectivos representantes en las boletas municipales, y es por ello que todo aquel que quiere ganar su elección local buscará cobijo en los proyectos presidenciales principales.

Todas las fuerzas políticas de la nación saben que la mira están puestas para lo del nivel municipal, porque estás se realizarán en febrero del 2024 y queda poco tiempo para realizar: a) la promoción de todos los aspirantes; b) la preselección de las candidaturas que serán reservadas para acuerdos u alianzas de las mismas; c) la selección o escogencia de los candidatos(as) en convenciones o en primarias; d) lo posteriores, los acuerdos de apoyo formales de los partidos en alianza o coalición; y e) por último, la campaña misma para ganar las elecciones.

Esta batalla por la búsqueda de la percepción del triunfo, encuentra hoy al oficialismo decidido a hacer lo que sea para dividir la oposición y tratar de ganar certeramente como sea dichas elecciones, y aunque la oposición luce dividida no deja, sin embargo, de estar consciente los actores principales de la misma que para ganar, sobre todo, las candidaturas a alcaldes y la de directores distritales, necesitarán unir esfuerzos para que la mayoría de las fuerzas opositoras puedan vencer a los candidatos(as) del gobierno, simple, porqué de no hacerlo, el oficialismo vencería fácilmente a una oposición atomizada o dividida en múltiples candidaturas, constituye motivo de esperanza para los opositores, el que los aspirantes a las candidaturas municipales importantes a alcaldes y a directores exigirán unidad opositora para presentarse, ya que saben que hacer esfuerzos en invertir cuantiosas sumas de dinero sin buscar una unidad monolítica, es simplemente una fútil sinrazón, y, por ende, la forma más infantil de perder el tiempo.

No me cabe la menor duda que el Gobierno del Cambio buscara desesperadamente ganar las elecciones municipales, e igualmente lo hará la oposición, que se verá obligada por variopintas razones a hacer lo mismo “para con ello evitar morder el polvo de la derrota”.