El Escogido revive y obliga al mini playoffs con las Águilas

0
10

SAN FRANCISCO DE MACORIS.-El Escogido está vivo, después de darse tiros en los pies con cuatro derrotas en fila, la noche del viernes los escarlatas reaccionaron y, aunque tuvieron que sufrir hasta el último out, sacaron el triunfo en el Julián Javier por 8-7 en otro partido donde engrandecen el slogan de “duro de matar”.

La victoria felina, combinada con el revés aguilucho en el Quisqueya ante el Licey, provoca que se dispute el mini playoffs entre Leones (19-21) y Águilas (20-20), a partir de este domingo a las 5:00 pm en el parque Cibao. Si las cuyayas ganan el primer partido avanza de forma directa al round robin, en tanto que los melenudos necesitan imponerse tanto el domingo como el lunes, en el Quisqueya.

Franchy Cordero bateó un jonrón como emergente en la apertura del noveno con el choque empatado a seis y Wilkin Castillo, también como emergente, disparó doblete que produjo la carrera que al final marcó la diferencia para la victoria escogidista.

Un choque en el que los de Ronny Paulino ganaban 6-1 en el quinto, pero que los potros, ya clasificados con 22-17, dieron una gran demostración de vergüenza deportiva en un choque que de ganarlo hubiesen logrado la primera posición y evitado disputar el juego restante ante el Licey, este sábado en el Julián Javier.

Las carreras

Los rojos abrieron la pizarra en la segunda entrada cuando Estevan Florial negoció boleto y Luis Liberato lo remolcó con doblete al jardín central.

En el cuarto visitante, Florial recibió base por bolas, Erik González sacó hit al central, Yainer Díaz disparó imparable al izquierdo que remolcó una y Liberato llevó otra con infield hit. Francisco Urbáez se sacrificó con toque para mover a los corredores y Engel Beltré sacudió doblete que envió a dos compañeros más al plato. Jim Fuller sustituyó en el montículo a Richelson Peña e Iván Castillo lo recibió con sencillo productor de la sexta vuelta roja.

El descuento de los duartianos comenzó en el cuarto. Henry Urrutia bateó imparable al derecho y Juan Francisco sacó un tubey productor.