Los Lakers entran en récord positivo venciendo a Sacramento

0
3

LOS ANGELES (NBAMANIACS.com).-Los Lakers han recuperado el pulso a la competición. Superado un bache de hasta cinco derrotas consecutivas, los angelinos han ganado ahora tres partidos seguidos para volver a estar en récord positivo (20-19) y encarar el futuro con cierto optimismo.

La última de esas victorias ha llegado contra los vecinos de Sacramento. En un partido igualado en el que ninguno ha alcanzado una renta de 10 puntos, los de oro y púrpura supieron manejar mejor los últimos minutos; primero levantaron una desventaja de siete puntos y posteriormente dieron el golpe definitivo con un LeBron James que anotó 10 de sus 31 puntos totales en los cinco últimos minutos de encuentro.

El Rey volvió a estar imparable. Cuando su equipo más lo necesitaba demostró porqué sigue siendo considerado por muchos el mejor jugador de la NBA. Se echó el equipo a sus espaldas y dejó a los Kings con la miel en los labios. He aquí su última exhibición.

«Estamos jugando un buen baloncesto últimamente. Incluso con algunas derrotas que hemos tenido, seguimos avanzando en la dirección correcta», comenta un satisfecho James.

LeBron jugó genial, pero además contó con bastante colaboración. Malik Monk se fue hasta los 24 puntos con un 6 de 11 en triples, Russell Westbrook logró 19 y Dwight Howard aportó un doble-doble de 14 puntos y 14 rebotes desde el banquillo. Parece que iniciar los partidos sin jugadores interiores está dando buen resultado a los Lakers.

Unos Kings competitivos

Quizás lo visto anoche en territorio angelino sea lo que se le exige a Sacramento. Perdieron, cierto, pero pelearon de principio a fin sobre el parqué. De’Aaron Fox mejoró respecto a anteriores actuaciones y se marchó hasta los 30 puntos. Debe ser el líder de los Kings, pero su irregularidad le está haciendo flaco favor hasta la fecha. Junto a él también brilló Buddy Hield, quien logró 26 puntos con un 7 de 11 en triples. Sí, hay brotes verdes por la capital de California; la cuestión es que se han acostumbrado a verlos desaparecer con rapidez.