Unos Grizzlies lanzados frenan la racha de los Lakers

0
5

LOS ANGELES (NBAMANIACS.com).-Los Grizzlies asaltaron esta madrugada el Crypto.com Arena y, en contra de lo que el 119-127 que refleja el marcador final pueda sugerir, lo hicieron de forma aplastante. El cuadro de Tennessee apabulló a los Lakers durante muchos minutos y llegó a mandar por hasta 29 puntos de diferencia en el último cuarto, una distancia que solo la relajación propia de los minutos de la basura consiguió reducir. De esta forma, los de Jenkins sumaron su novena victoria consecutiva, poniendo fin a la racha de cuatro triunfos de los angelinos y acercándose a la tercera plaza del Oeste.

Los de Memphis lograron de hecho la mejor racha de la historia de la franquicia, una dato ya de por sí ilusionante que lo es más atendiendo a las sensaciones que ofrecieron sobre el parqué de Los Ángeles. Con la energía y hambre habituales, fueron superiores en absolutamente cada aspecto del juego, convirtiendo el choque poco a poco en una paliza absoluta y divirtiéndose y divirtiendo con continuos highlights.

Ja Morant, como de costumbre, fue el protagonista de varios de ellos, incluyendo un descomunal tapón a dos manos a Avery Bradley o un alley-oop al contraataque perfectamente servido por Desmond Bane. Fue precisamente Bane quien terminó como máximo anotador visitante con 23 puntos, gracias a su 5/8 en triples, mientras que el base se quedó en 16 pero aportó además 7 asistencias. Terminó también destacado Jaren Jackson Jr., segundo en anotación con 21 tantos y absoluto dominador de la pintura con sus 12 rebotes y 6 tapones.

Un 21-0 para reflexionar

En los Lakers, el panorama fue absolutamente opuesto. Tras una racha de partidos en la que los resultados habían comenzado a llegar y las sensaciones parecían mejorar, los californianos ofrecieron esta madrugada una imagen desoladora en la que el de LeBron James fue el único nombre importante en salvarse de la quema. Con 35 puntos, el alero fue el único titular en dobles dígitos, y con 9 rebotes y 7 asistencias redondeó una buena actuación en lo individual que le permitió además superar a Oscar Robertson como séptimo máximo asistente de la historia de la liga, pero ni con ello pudo sostener a los suyos en una noche para el olvido.

Exceptuando a LeBron y su 73,7% de acierto, el resto de los titulares angelinos firmaron un 8/39 en tiros de campo (20,5% de efectividad) que hizo imposible plantar cara. Russell Westbrook, con un 2/12, terminó especialmente señalado en este sentido, y ni sus 7 rebotes, 6 asistencias y 0 pérdidas pudieron compensar semejante apagón anotador en el que está llamado a ser uno de los hombres clave de este equipo.

Ya con el choque decidido, Vogel optó por tirar la toalla y dar minutos a los menos habituales, y fue precisamente este el único momento en que los suyos ofrecieron una imagen digna. Con un quinteto formado por Austin Reaves, Wayne Ellington, Kent Bazemore, Trevor Ariza y DeAndre Jordan, los locales firmaron un parcial de 21-0 en 4 minutos que maquilló notablemente el resultado e incluso obligó a Jenkins a volver a sacar los titulares a pista para evitar sustos mayores. Evidentemente, el contexto en que se produjo dicho parcial hace absurdo sacar conclusiones definitivas al respecto, pero no deja de ser significativo que hombres como Reaves o Ellington, ambos autores de 16 puntos, tuvieran que salir a limpiar la imagen de los Lakers.