Victoria de los Leones obligan juego decisivo con las Aguilas

0
5

SANTIAGO.-Los Leones del Escogido tienen todavía más aliento y lo consiguieron la noche del domingo cuando vencieron a las Águilas Cibaeñas 12-9 en el Estadio Cibao para forzar a un segundo partido del miniplayoffs, luego de un maratónico juego.

Los rojos debieron superar un gran susto en el noveno, cuando las Águilas fabricaron tres carreras después de llenar las bases sin outs, pero desafortunadamente llegaron a esa entrada con un déficit de seis carreras, en un parque donde los escarlatas se fueron con 2-2 en la ronda regular.

Un pitcheo ineficaz por parte de las Águilas ante una ofensiva indetenible por parte de los melenudos puso en ruta a los Leones para jugar este lunes en la noche en el Estadio Quisqueya el partido de vida o muerte para definir cuál va a la ronda semifinal de la pelota invernal dominicana.

El Escogido fabricó un rally de cuatro vueltas en el tercero y las Águilas se pusieron a una vuelta; los capitalinos se despegaron 7-4 con dos en el sexto y otra en el séptimo y las rapaces redujeron a 7-6. Pero otra vez los Leones, ampliaron en la parte alta del noveno cuando llenaron las bases y extendieron su dominio con cinco carreras más con 10 hombres presentándose a batear.

Pero también los rojos debieron recuperarse en el noveno en el que se vieron obligados a usar dos lanzadores contra nueve aguiluchos.

Estos dos equipos debieron enfrentarse en este formato, por quedar las Águilas solo un juego de ventaja contra el quinto lugar, los Leones, lo que obliga a un miniplayoff, en el que el se juega el segundo juego, siempre que el del cuarto lugar pierda el primer compromiso.

El partido lo ganó Francisco Pérez y perdió Carlos Martínez, en un juego en el que desfilaron 17 lanzadores, nueve por las Águilas. Los rojos conectaron 15 indiscutibles y cometieron cuatro errores y las Águilas 10 inatrapables y jugó limpio.

En un duelo de lanzadores con experiencia de Grandes Ligas, Iván Nova ante Carlos Martínez, el capitalino soportó 3.1 entradas, una y un tercio más que el cibaeño.

A partir de ahí el trabajo quedó en poder de los relevistas y el de las Águilas fue el más inefectivo. De todos los lanzadores, solo Martínez (2.0) y Luis Castillo 2.1 fueron los únicos que alcanzaron los dos episodios, el resto fue de 1.2 o menos, incluidos Neftalí Féliz y Julián Fernández, que se fueron sin sacar un out.

Algo similar le ocurrió al pitcheo escarlata, solo que con mejor fortuna a la hora de sacar los outs.