LIMA.- Un grupo de manifestantes quemaron este viernes una sede judicial en la provincia peruana de Huanta, en la surandina región de Ayacucho, en el segundo día de protestas por la liberación de los sospechosos del asesinato de un joven de 18 años en esa localidad.

Los manifestantes acudieron al local del Poder Judicial en Huanta y prendieron fuego a la antigua casona, después de haberse enfrentado a la Policía Nacional en las inmediaciones de la comisaría.

Los bomberos de Huanta y vecinos del lugar ayudaron a apagar el fuego, pero era evidente el destrozo del establecimiento y de documentación oficial.

El Frente de Defensa del Pueblo de Huanta convocó a un paro en esa provincia para exigir a las autoridades la detención y sanción de los jóvenes que presuntamente asesinaron a un compañero de escuela el pasado fin de semana.

Sin embargo, algunos pobladores enardecidos comenzaron a lanzar piedras a los policías y éstos respondieron con gases lacrimógenos.