China asegura que ya intercede entre Rusia y Ucrania

0
21

PEKIN (EL PAIS.COM).-China ya actúa como mediador entre Ucrania y Rusia, según ha asegurado este lunes el ministro de Exteriores de la segunda economía del mundo, Wang Yi, en las declaraciones más claras de su Gobierno hasta el momento sobre la posibilidad de aceptar un papel de intermediación en el conflicto. En su principal rueda de prensa del año, durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, equivalente al Parlamento chino), Wang ha asegurado además que la Cruz Roja china enviará ayuda humanitaria a Ucrania “tan pronto como sea posible”.

En la comparecencia, en la que ha respondido a través de una gran pantalla de televisión desde el Gran Palacio del Pueblo las preguntas que le formulaban los periodistas en un centro de prensa a kilómetros de distancia, el ministro ha asegurado que su país está “dispuesto” a asumir un papel en la crisis ucrania y actuar como mediador para poner fin a la guerra. De hecho, ya ha intercedido y ha “proporcionado algunos consejos”, según ha dicho Wang, que citó la conversación entre Putin y Xi al día siguiente del comienzo de la invasión, en la que “el presidente chino expresó su deseo de ver que se celebraban conversaciones de paz. Desde entonces se han celebrado dos rondas, y esperamos más progresos en una tercera. Cuanto mayores son las divergencias, mayor es la necesidad de negociar”.

A lo largo de los días, la posibilidad de una mediación de Pekín ha obtenido eco en otras instancias: el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, indicaba en declaraciones publicadas por El Mundo que “aquí tiene un papel que jugar la diplomacia china”. “Porque no hay alternativa. No podemos ser nosotros los mediadores, es obvio. No hay formato Normandía posible [en jerga diplomática, el grupo compuesto por representantes de alto nivel de Rusia, Ucrania, Francia y Alemania]. Y no puede ser Estados Unidos. ¿Quién si no? Debe ser China, confío en ello”, añadía.

Pekín ha adoptado en el conflicto lo que algunos expertos han descrito como una “neutralidad escorada”. Con esta postura, pese a utilizar un lenguaje cauto, se inclina hacia Moscú, el socio estratégico con el que ha estrechado relaciones de manera gradual en la última década y muy especialmente desde el 4 de febrero, cuando se reunieron los presidentes Vladímir Putin y Xi Jinping en Pekín y suscribieron una declaración conjunta en la que aseguran que la cooperación bilateral “no tiene límites” ni ningún área vetada. El Gobierno chino no ha condenado el asalto ruso, que evita calificar de “invasión”, y ha descrito como “ilegales” las sanciones que Occidente ha impuesto contra el Kremlin.

La colaboración entre los dos países es “sólida como una roca” y “las perspectivas de colaboración futura, inmensas”, ha sostenido Wang, que ha asegurado que el estallido de la guerra en Ucrania tras la invasión ordenada por Putin el 24 de febrero no ha debilitado esa relación. “No importa lo siniestra que sea la situación internacional, tanto China como Rusia mantendrán su determinación estratégica y seguirán avanzando en su asociación estratégica exhaustiva de coordinación en la nueva era”, ha indicado el ministro. Ambos son “los socios estratégicos más importantes el uno para el otro” y su asociación “contribuye” a la paz y la estabilidad del mundo.