Francia.-Emmanuel Macron y Marine Le Pen son los dos favoritos de la carrera presidencial francesa que pasarán a la segunda ronda de las elecciones programada para el próximo 24 de abril, sugiere una encuesta del instituto de encuestas Elabe, citada por BFM TV.

La estimación realizada por el organismo muestra que el mandatario actual habría obtenido el 28,5 % y su rival principal, el 24,5 %. El tercer candidato más popular, Jean-Luc Mélenchon, tendría el apoyo del 20,2 % de los votantes.

La tasa de abstención estimada es del 26,5 %. Se trata de la cifra más alta desde las elecciones de 2002, cuando no participaron el 27,16 % de los electores.

Los colegios electorales de las ciudades pequeñas empezaron a cerrarse a partir de las 18:00, mientras que en París y otras urbes más grandes trabajarán hasta las 20:00. Los resultados del conteo de votos se publicarán por comunas.

En total, están convocados 48,7 millones de electores. Deberán elegir entre 12 candidatos, incluidos el mandatario actual, Emmanuel Macron, la exlíder de la Agrupación Nacional, Marine Le Pen, y el presidente del Grupo Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon.

De acuerdo con el politólogo Nikola Mirkovich, los resultados de la primera ronda no han sido una gran sorpresa. «En estos últimos días hemos visto que hay una subida bastante importante de Marine Le Pen», indicó el experto y resaltó que otro desarrollo «interesante» ha sido la subida de la aprobación de Jean-Luc Mélenchon.

Las palabras de los favoritos

Tanto Marine Le Pen como Emmanuel Macron se pronunciaron tras saber que sus candidaturas pasarán a la siguiente etapa de las elecciones.

Le Pen agradeció a sus votantes «el honor de estar clasificada para la segunda ronda» y afirmó que percibe que «la esperanza de que las fuerzas de recuperación del país se están levantando». «Todos los que hoy no votaron a Emmanuel Macron están llamados a sumarse a nuestra manifestación», agregó la candidata en su mensaje al pueblo francés.

Asimismo, la política prometió garantizar «la independencia nacional, controlaré la inmigración y restauraré la seguridad para todos». «Es con seriedad que me propongo sin demora reparar las múltiples fracturas, sociales, territoriales, institucionales. Pondré Francia en orden en cinco años», aseguró Le Pen. «De su voto dependerán las opciones políticas para el próximo quinquenio, pero que comprometerán a Francia durante los próximos 50 años», declaró, señalando que va a ser «la presidenta de todos los franceses».

Por su parte, Macron dirigió palabras de agradecimiento a sus simpatizantes y dio las gracias a «todos los candidatos presentes en la primera vuelta».

«Agradezco a todos los compatriotas que votaron por mi candidatura desde la primera vuelta. Su confianza me honra, me complace y me compromete», dijo el actual mandatario francés.

«A todos nuestros compatriotas que han optado por la abstención o por el voto extremo, ya sea porque están enojados […] o porque se sienten insuficientemente integrados, escuchados, quiero convencerlos en los días venideros de que nuestro proyecto responde mucho más sólidamente que el de la extrema derecha a sus miedos y a los retos del momento», continuó. «No se equivoquen: nada está arreglado y el debate que tendremos en los próximos quince días es decisivo para nuestro país y para Europa», afirmó Macron.

«Quiero decirles esta noche que aplicaré todas mis fuerzas en convencer a todos de que el único proyecto de poder adquisitivo es el nuestro. Que el único proyecto creíble contra el alto costo de la vida es el nuestro. Que el único proyecto de los trabajadores, de todos los que están al borde del camino, es el nuestro. Que el único proyecto de Francia y de Europa es el nuestro», concluyó.