Haitianos exigen la destitución del primer ministro Ariel Henry

0
16

Puerto Príncipe (AP).- Miles de manifestantes en la capital de Haití y otras ciudades importantes bloquearon carreteras, cerraron negocios y marcharon por las calles el lunes para exigir la renuncia del primer ministro Ariel Henry y una mejor calidad de vida.

Los periodistas de Associated Press observaron a un hombre no identificado que disparó fatalmente a un manifestante en Port-au-Prince y luego huyó en un automóvil mientras la multitud se dispersaba temporalmente.

El manifestante Lionel Jean-Pierre, que presenció el tiroteo, dijo que las cosas en Haití se han salido de control.

“Las familias no saben qué hacer”, dijo mientras la multitud a su alrededor coreaba: “¡Si Ariel no se va, nos vamos a morir!”.

La violencia y los secuestros han aumentado en Port-au-Prince y áreas cercanas en los últimos meses, con pandillas en guerra matando a cientos de civiles en su lucha por el territorio. Se han vuelto más poderosos desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse el año pasado.

En uno de los asesinatos más recientes denunciados por el primer ministro y la Oficina de Protección Ciudadana de Haití, presuntos pandilleros mataron a ocho personas durante el fin de semana en una comunidad, incluida una madre y sus dos hijas, que fueron incendiadas en vida.

“Este crimen colectivo se suma a la lista de víctimas… que ha alcanzado una proporción alarmante”, dijo la oficina.

La pobreza también se ha profundizado, con una inflación que alcanza el 29% y algunos precios de algunos productos básicos como el arroz se han más que cuadruplicado. La gasolina también sigue siendo escasa y, si está disponible, cuesta $15 el galón.

“Necesito gasolina para trabajar”, ??dijo Garry Larose, conductor de mototaxi de 28 años, mientras marchaba. “Tengo una familia que alimentar, una escuela que pagar”.

En una protesta, la gente vestía camisetas negras, mientras que en otra vestían camisetas rojas estampadas con las palabras “LEVÁNTATE”.

Las protestas se producen días después de que decenas de manifestantes organizaran una sentada frente a la residencia oficial de Henry y exigieran su renuncia.

El lunes, la policía se enfrentó a los manifestantes en algunas áreas y disparó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud mientras los neumáticos en llamas bloqueaban las carreteras.