La variante ómicron del coronavirus en Europa: ya en siete países y pendiente de confirmación en Francia

0
6

REDACION INTERNACIONAL (ELMUNDO.COM).-La variante ómicron del coronavirus ha comenzado este fin de semana a extenderse por Europa. Bélgica se convirtió  en el primer parís europeo en detectar la presencia de ómicron en otro contagiado, una persona no vacunada que volvía de Egipto vía Turquía, según escribió en Twitter un afamado virólogo belga, Marc Van Ranst.

El ministro británico de Salud, Sajid Javid, anunció  la detección en Reino Unido de dos casos. Se trata de dos personas conectadas, una en Nottingham (centro del país) y la otra en Chelmsford (al este de Londres), y de las que se están investigando sus contactos.

En Alemania, el gobierno del estado de Baviera también ha anunciado las dos primeras infecciones con la variante ómicron. De ellos se sabe que llegaron al aeropuerto de Múnich el pasado miércoles, antes de que la Unión Europea interrumpiera los vuelos con el sur de África. El país germano ya investigaba otro caso en Hesse que este domingo se ha confirmado, por lo que ahora el número total asciende a tres.

Apenas unos minutos más tarde, un anuncio similar llegaba desde Italia. El Instituto Superior de Sanidad notificaba que ha localizado un caso «atribuible» a la cepa ómicron detectada en Sudáfrica y que está sometiendo la prueba a una nueva confirmación, según un comunicado. El genoma de este paciente ha sido secuenciado en el laboratorio de Microbiología clínica, virología y diagnóstica del Hospital Sacco de Milán (norte), con una prueba de una persona llegada de Mozambique y residente en la región de Campania (sur).

Por su parte, el hospital regional de Liberec, en el norte de la República Checa, anunció el sábado el descubrimiento de la nueva variante ómicron en un paciente con Covid-19. «Podemos confirmar que la cepa está autentificada», dijo a la televisión checa un portavoz del establecimiento, Vacla Ricar, y enfatizó que ahora el laboratorio principal del país analizaría una muestra. «El resultado, sin embargo, ya es lo suficientemente preciso», dijo, y agregó que la cepa estaba confirmada en un «90%». El primer ministro Andrej Babis había dicho anteriormente que la mujer, vacunada y con síntomas leves, había viajado a Namibia, antes de regresar a la República Checa a través de Sudáfrica y Dubai.

Ya este domingo, las autoridades sanitarias de Países Bajos han confirmado la presencia de al menos 13 casos de la nueva variante ómicron entre los 61 pasajeros que dieron positivo el pasado viernes tras aterrizar en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam en dos vuelos procedentes de Sudáfrica.

A mediodía, las autoridades sanitarias de Dinamarca han confirmado los dos primeros casos en su país, dos viajeros procedentes de Sudáfrica. «Hemos terminado con la secuenciación de las pruebas PCR de dos viajeros y podemos confirmar que son dos casos de la variante ómicron. Era previsible, nuestra estrategia es continuar con la vigilancia intensa del contagio en el país», señaló en un comunicado el estatal Instituto Serum. Las dos personas se encuentran aisladas y las autoridades han puesto en marcha el rastreo de contactos estrechos.

Además, la variante ómicron del coronavirus probablemente ya esté circulando en Francia, ha asegurado su ministro de Salud, y ha agregado que el Gobierno estaba endureciendo las restricciones para contener su propagación. «Aún no hay identificación, pero es cuestión de horas», dijo Olivier Veran a los periodistas en un centro de vacunación en París.

Este goteo de casos se une a la treintena que se habían confirmado a lo largo de las últimas dos semanas. No sólo en Sudáfrica (el primer país donde se identificó), sino también en la vecina Botsuana, en Hong Kong y en Israel, en un viajero procedente de Malawi.

Esta variante ómicron al principio fue identificada con la signatura B.1.1.529 y el viernes la Organización Mundial de Salud, además de bautizarla, la etiquetó como «preocupante» debido a que presenta «un mayor riesgo de infección». Su peligro se debe a 32 mutaciones en la proteína Spike, la parte del coronavirus que le da su forma característica y resulta clave para que entre en las células humanas. Algunas de ellas aparecen por vez primera, otras se conocían pero, sobre todo, se desconoce su efecto combinado.