Ortega asume quinto mandato apoyado en China y Rusia y aislado de EEUU y UE

0
6

MANAGUA (AGENCIA EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, inicia este
lunes su quinto mandato de cinco años, cuarto consecutivo y segundo junto con su
esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, apoyado en China, Rusia, Venezuela y Cuba,
y aislado de EE.UU. y la Unión Europea (UE), que han sancionado a su mujer y a sus hijos.

El exguerrillero sandinista, de 76 años, que gobierna sin contrapesos en Nicaragua desde
2012, jurará junto con Murillo en una ceremonia que se celebrará en horas de la tarde en la
Plaza de la Revolución, en Managua, un día después de que se instalara la nueva
Asamblea Nacional (Parlamento), donde el oficialismo controla 75 de los 91 escaños.
Hasta ahora, solo el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha confirmado su asistencia a
la toma de posesión de Ortega y Murillo.

“Volvemos a la entrañable Managua, capital de Nicaragua, otra nación soberana que se
salió del traspatio imperial. Venimos cargados de solidaridad a la toma de posesión del
hermano Daniel. Cuba vive”, escribió Díaz-Canel en un mensaje en Twitter.

China, el nuevo aliado de Ortega, que rompió relaciones con Taiwán después de casi 15
años seguidos en el poder, estará representada por Cao Jianming, vicepresidente del
Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo chino), en calidad de enviado especial del presidente Xi Jinping.

La delegación iraní será encabezada por el vicepresidente de Asuntos Económicos de la
República Islámica de Irán, Moshen Rezai, mientras Rusia no ha informado quién lo
representará.

AUSENCIA DE EE.UU. Y LA UE
Ortega se encuentra en el poder desde 2007 tras haber coordinado una Junta de
Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.
El líder sandinista podrá permanecer en el cargo hasta enero de 2027 y cumplir 20 años
seguidos en el poder, un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y en la América
Latina actual.

Se impuso en noviembre pasado en unas elecciones en las que no participaron sus
principales rivales políticos porque, en los meses anteriores, las autoridades disolvieron
tres partidos políticos y arrestaron a más de 40 dirigentes opositores, entre ellos siete
aspirantes presidenciales, incluida la independiente Cristiana Chamorro, la favorita, según
las encuestas