Rusia abre restaurantes McDonald’s renombrados

0
8

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Aunque pueda parecerse y oler como McDonald’s , pero ahora es Vkusno & tochka. Los arcos dorados se han ido, el Filet-O-Fish es simplemente una hamburguesa de pescado. El Big Mac ha dejado Rusia.

Una nueva era para la escena económica y de comida rápida de Rusia amaneció el domingo, cuando los restaurantes McDonald’s abrieron sus puertas en Moscú bajo la nueva propiedad rusa y con el nuevo nombre, que se traduce como «Sabroso y eso es todo».

La presentación de los puntos de venta renombrados, más de tres décadas después de que el gigante estadounidense de las hamburguesas abriera sus puertas por primera vez en Moscú en un deshielo simbólico entre Oriente y Occidente, es una vez más una clara señal de un nuevo orden mundial. Las reaperturas tuvieron lugar el Día de Rusia, un feriado que celebra el orgullo nacional.

Las fortunas de la cadena, que McDonald’s vendió cuando salió del país por el conflicto en Ucrania, podrían proporcionar una prueba de cuán exitosamente la economía de Rusia puede volverse más autosuficiente y resistir las sanciones occidentales.

El domingo, decenas de personas hicieron cola frente a lo que antes era el restaurante insignia de McDonald’s en la plaza Pushkin, en el centro de Moscú. La tienda lucía un nuevo logotipo, una hamburguesa estilizada con dos papas fritas, además de un eslogan: «El nombre cambia, el amor se queda».

La fila era significativamente más pequeña que las miles de personas que acudieron en masa a la inauguración original de McDonald’s allí en 1990 durante la era soviética.

«Necesitamos evitar una caída en la calidad, para que todo siga como estaba antes, porque nos encantaba McDonald’s», dijo la trabajadora de TI Sardana Donskaya, quien hizo cola hace 32 años para probar por primera vez una marca que había personificado el capitalismo occidental y regresó el domingo para dar paso a su sucesor.

El menú de Vkusno & tochka era más pequeño y no ofrecía Big Mac y algunas otras hamburguesas y postres, como McFlurry. Una hamburguesa doble con queso costaba 129 rublos (2,31 dólares) en comparación con los 160 de McDonald’s y una hamburguesa de pescado a 169 rublos, en comparación con los 190 anteriores.

La composición de las hamburguesas no ha cambiado y se ha mantenido el equipo de McDonald’s, dijo Alexander Merkulov, gerente de calidad de la nueva compañía.

McDonald’s cerró sus restaurantes rusos en marzo y dijo a mediados de mayo que había decidido abandonar el país por completo, una de las salidas comerciales de más alto perfil desde que Rusia envió decenas de miles de tropas a Ucrania el 24 de febrero.

En una señal de la prisa que los nuevos propietarios tuvieron que cambiar de marca a tiempo para el lanzamiento, gran parte del empaque de las papas fritas y las hamburguesas era blanco, al igual que los vasos para bebidas, mientras que las bolsas para llevar eran marrones. El antiguo logotipo de McDonald’s en los paquetes de ketchup y otras salsas estaba cubierto con marcas negras improvisadas.

Sin embargo, Sergei, un cliente de 15 años, vio poca diferencia.

«El sabor se ha mantenido igual», dijo mientras comía una hamburguesa de pollo y papas fritas. «La cola es diferente, pero realmente no hay cambios en la hamburguesa».

¿MEJOR QUE UN BIG MAC?

El restaurante insignia de Moscú se encuentra entre los 15 puntos de venta renombrados que abrirán en la capital y sus alrededores el domingo. Oleg Paroev, CEO de Vkusno & tochka, dijo que la compañía planeaba reabrir 200 restaurantes en Rusia para fines de junio y los 850 para fines del verano.

«Durante tres meses no trabajamos», dijo Ruzanna, gerente de una sucursal de Moscú que abrirá en julio. «Todos están muy contentos».

La cadena mantendrá su antiguo interior de McDonald’s, pero eliminará cualquier referencia a su nombre anterior, dijo Paroev, quien fue nombrado director ejecutivo de McDonald’s Rusia semanas antes de que comenzara el conflicto en Ucrania.

«Nuestro objetivo es que nuestros invitados no noten una diferencia ni en la calidad ni en el ambiente», dijo Paroev en una conferencia de prensa en el restaurante.

El empresario siberiano Alexander Govor, el nuevo propietario del negocio, dijo a Reuters que buscaría lanzar algo similar al Big Mac exclusivo de McDonald’s.

«No tenemos derecho a usar algunos colores, no tenemos derecho a usar los arcos dorados, no tenemos derecho a usar ninguna mención de McDonald’s», dijo a Reuters.

«Big Mac es la historia de McDonald’s. Definitivamente haremos algo similar», dijo. «Intentaremos hacer algo aún mejor para que a nuestros visitantes e invitados les guste este plato».

El CEO Paroev agregó que la compañía estaba buscando nuevos proveedores de refrescos, ya que agotó algunas existencias de Coca Cola, que suspendió sus ventas en Rusia. Paroev dijo que todos menos el 2% de los ingredientes de la cadena provienen de Rusia.

No todos quedaron impresionados.

Momentos después de la conferencia de prensa, un hombre se puso de pie frente a las cámaras con un cartel que decía «Bring back the Big Mac». Fue escoltado rápidamente por el personal del restaurante.

Govor es uno de los muchos rusos que compran activos mientras cientos de empresas occidentales huyen. Dijo el domingo que pagó una cifra «simbólica» «mucho más baja que el precio de mercado» por McDonald’s Rusia. McDonald’s, la cadena de hamburguesas más grande del mundo, asumió un cargo de hasta $1.4 mil millones luego de la venta.

Las autoridades rusas han dicho que el grupo estadounidense tiene derecho a recomprar sus restaurantes en un plazo de 15 años, aunque Govor arrojó agua fría sobre esa posibilidad.

«Me dejaron en claro que no volverían a comprar», dijo Interfax, según lo citó.

McDonald’s, que ha dicho que Govor retendrá a las decenas de miles de empleados de la cadena durante al menos dos años, no estuvo disponible de inmediato para comentar más sobre los términos de la venta o sus futuras intenciones rusas.