Un estudio concluye que la Covid-19 puede provocar problemas de audición y equilibrio

0
6

REDACCION INTERNACIONAL .-Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y del Massachusetts Eye and Ear, ambos en Massachusetts (EEUU), han detectado que el virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, puede infectar células del oído interno, provocando problemas de audición y equilibrio.

Así concluye este estudio en el que los investigadores han detectado un patrón de infección al observar que el tejido del oído interno humano es consistente con los síntomas observados en un estudio de 10 pacientes con Covid-19 que informaron una variedad de síntomas relacionados con el oído.

Para llegar hasta ello, los investigadores utilizaron nuevos modelos celulares del oído interno humano que desarrollaron, así como tejido del oído interno humano adulto difícil de obtener para sus estudios. El problema es que la disponibilidad limitada de dicho tejido ha obstaculizado estudios previos de Covid-19 y otros virus que pueden causar pérdida auditiva.

«Tener los modelos es el primer paso. Este trabajo abre un camino ahora para trabajar no solo con el SARS-CoV-2 sino también con otros virus que afectan la audición», señaló Lee Gehrke, profesor de Hermann LF von Helmholtz en el Instituto de Medicina del MIT Ingeniería y Ciencias, quien codirigió el estudio.

Cómo se originó la idea

Los virus como el citomegalovirus, el virus de las paperas y los virus de la hepatitis pueden causar sordera, pero no se comprende bien cómo lo hacen. Y eso precisamente es lo que estaban estudiando estos investigadores antes de que surgiera el virus SARS-CoV-2, que les obligó a modificar sus planes.

«En ese momento no estaba muy claro si esto estaba relacionado causalmente o era una coincidencia, porque la pérdida de audición y el tinnitus son muy comunes», recuerda la doctora, quien junto a Gehrke decidió utilizar el sistema modelo en el que estaban trabajando para estudiar la infección del SARS-CoV-2.

Así fue cómo crearon sus modelos celulares tomando células de piel humana y transformándolas en células madre pluripotentes inducidas. Luego, pudieron estimular esas células para que se diferenciaran en varios tipos de células que se encuentran en el oído interno: células ciliadas, células de soporte, fibras nerviosas y células de Schwann, que aíslan las neuronas.

Estas células podrían cultivarse en una capa plana bidimensional u organizarse en organoides tridimensionales. Además, los investigadores pudieron obtener muestras de tejido del oído interno difícil de obtener de pacientes que se sometieron a cirugía por un trastorno que causa ataques severos de vértigo o por un tumor que causa pérdida de audición y mareos.

Así fue cómo encontraron que ciertos tipos de células expresan las proteínas necesarias para que el virus SARS-CoV-2 ingrese a las células y demostraron que el virus en realidad puede infectar el oído interno, específicamente las células ciliadas y, en menor grado, las células de Schwann. A su vez, también descubrieron que los otros tipos de células en sus modelos no eran susceptibles a la infección por SARS-CoV-2.