Aplazan para el viernes revisión de medida de coerción contra imputados en el caso Coral

0
3

SANTO DOMINGO.-La audiencia para revisar la medida de coerción al mayor general Adán Cáceres y los demás imputados en el caso Coral, pautada para hoy, fue aplazada para el próximo viernes debido a que hay que esperar los resultados de una prueba de covid-19 que se hizo la jueza apoderada.

La magistrada Keyla Pérez, del Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, se realizó unos análisis para descartar o determinar si padece la enfermedad, por lo que para evitar posibles contagios la vista fue reenviada.

En esta audiencia, Cáceres, la pastora Rossy Guzmán, el coronel Rafael Núñez de Aza, el cabo Tanner Flete Guzmán y el sargento Alejandro Montero Cruz buscan que la jueza les varíe la prisión preventiva que pesa en su contra y ordene su salida del Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo, donde permanecen desde mayo pasado.

De su lado, el mayor Raúl Alejandro Girón cumple arresto domiciliario que cumple bajo la custodia de la Procuraduría y la última vez que se le revisó la medida, pidió al tribunal que se le mantenga.

De su lado, la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) tiene la expectativa de que la jueza Pérez les ratificará la medida de coerción a los seis imputados,

Según la Pepca, Cáceres, quien era director del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep), creó junto a los otros imputados un entramado que desvió más de 3 mil millones de pesos de entidades castrenses.

Las pesquisas arrojaron que cuando en el 2012, el expresidente Danilo Medina llegó al poder, Cáceres comenzó a crear un entramado militar-policial, social y religioso para distraer fondos del patrimonio público.

Para crear la red criminal, y desviar el dinero público, supuestamente constituyó un entramado junto a la pastora Rossy, quien era, además, asimilada de la Policía Nacional, el coronel policial Rafael Núñez de Aza, exdirector financiero del Cusep y del Cestur; el mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón Jiménez, el cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán (hijo de la religiosa) y otros investigados para distraer el dinero y ocultarlo.