FMI destaca la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos y la resiliencia de la economía dominicana, en su informe de evaluación del Artículo IV

0
8

Santo Domingo, República Dominicana. El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario
Internacional (FMI) aprobó recientemente la evaluación correspondiente a la misión del artículo IV para la República Dominicana del año 2022. Es importante destacar que, en esta ocasión, el Directorio del FMI aprobó el reporte de evaluación sin la necesidad de realizar una reunión ordinaria, al tomar en cuenta que la economía dominicana experimenta un robusto desempeño y no presenta desequilibrios importantes ni problemas de sostenibilidad.

En el referido informe, publicado el 8 de julio de 2022, el FMI destaca el dinamismo de la
economía dominicana y su notable capacidad de resiliencia, logrando una sólida recuperación, al expandirse 12.3 % en el año 2021 y aproximadamente 5 % con relación al nivel previo a la pandemia. En ese orden, señala que este crecimiento económico contribuyó con un fuerte  crecimiento de los empleos.

Se resalta en el documento que el buen desempeño de la economía estuvo apoyado en la
implementación de políticas adecuadas, una efectiva campaña de vacunación y un proceso bien manejado de reapertura de los sectores productivos. Asimismo, se destaca el notable dinamismo del sector turismo, observándose una recuperación más rápida de lo previsto en la llegada de turistas, la cual ha sobrepasado los niveles previos a la pandemia.

En ese sentido, el FMI valoró positivamente el rol de la política monetaria expansiva en contribuir a la recuperación durante 2021 y, posteriormente, en normalizar las condiciones monetarias para enfrentar las presiones inflacionarias, esperando que la inflación se modere gradualmente hasta converger al rango meta de 4 % ± 1 % durante el año 2023. Adicionalmente, considera adecuado el proceso de consolidación de las finanzas públicas, que ha permitido una reducción significativa en la deuda pública. En particular, se hace énfasis en el incremento de las recaudaciones fiscales y la expansión de programas sociales claves para el apoyo a los sectores más vulnerables.

De acuerdo al equipo técnico del FMI, los fundamentos macroeconómicos de República
Dominicana se mantienen fuertes, con una posición de cuenta corriente que está financiada con holgura por la Inversión Extranjera Directa, mayores niveles de reservas internacionales y un sistema financiero que sobrepasó de forma satisfactoria la difícil prueba de la pandemia.

En cuanto a las perspectivas, el equipo del organismo multilateral considera que, a pesar del alto nivel de incertidumbre internacional, el panorama para la República Dominicana es
positivo, previéndose un crecimiento en torno al potencial de 5.0 %, tanto para el presente año como para el año 2023.

En el informe se señaló que los riesgos en el corto plazo están relacionados con la evolución de la guerra entre Rusia y Ucrania, condiciones financieras internacionales que se tornan más restrictivas y el posible surgimiento de nuevas variantes del COVID-19. En tanto, hacia el mediano plazo, el escenario para la economía dominicana es favorable. En este sentido, el FMI entiende que las oportunidades de inversión, las mejoras de infraestructura, así como las distintas reformas en marcha, contribuirían a incrementar el crecimiento potencial de la economía de la República Dominicana.

En ese orden, el equipo del FMI pondera positivamente las reformas del sector eléctrico,
manteniendo el apoyo a los sectores más vulnerables a través de programas focalizados, a la vez que saluda los esfuerzos para mejorar los marcos de política, gobernanza, transparencia y de mejoras del clima de negocios. El organismo internacional expresa que la continua implementación de estas medidas mandaría una señal fuerte de compromiso con las políticas de largo plazo, impulsando el crecimiento y permitiendo construir consenso para las reformas futuras.

El Banco Central de la República Dominicana coincide con la visión externada por el FMI,
reiterando su compromiso de actuar de forma proactiva para tomar las decisiones que
contribuyan con el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica y el crecimiento sostenido.