Estalla escándalo en CC, magistrada Tolentino denuncia Presidente organismo se proclamó jefe de todo el mundo incluyendo de miembros titulares

0
145

SANTO DOMINGO.- La secretaria de la Cámara de Cuentas, la magistrada Tomasina Tolentino de McKenzie, truena en una carta enviada al presidente de esa institución en la que le reclama que toma acciones unilaterales e inconsultas y le exige “respeto y consideraciones” como miembro del Pleno.

La carta, depositada a través del área de correspondencia, hace mención de “constantes aseveraciones de que usted (Janel Ramírez Sánchez) es la máxima autoridad, el jefe de todo el mundo incluyendo los miembros desconociendo la horizontalidad en el pleno y sobre todo del bufete directivo contemplado en nuestra ley y en la 247-12, orgánica de la administración publica”.

La comunicación con fecha de hoy detalla cuatro fechas recientes donde alegadamente Ramírez se habría pronunciado al respecto en reuniones el 25 de enero del equipo de auditoría, el 9 de febrero del plan de compras, el 11 de febrero de planificación estratégica y el 22 de este mes durante un encuentro de seguimiento a la elaboración del informe al congreso.

Tolentino asegura en la misiva, enviada también a los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, “usted puede decirlo y no pasaría nada, lo delicado es que toma acciones y da instrucciones unilateralmente e inconsultas a los miembros, afectando la operatividad y contradiciendo órdenes de los coordinadores de comisiones y áreas”.

Antes de detallar los incidentes, la magistrada le plasma al presidente de la cámara lo que establece el artículo 18 de la Ley 10-04:“La máxima autoridad de la Cámara de Cuentas es el pleno, integrado por todos sus miembros, cuya dirección permanente estará a cargo del presidente de la entidad”.

También cita el articulo 13 que indica:“Al designar los miembros de la Cámara de Cuentas, el Senado de la República conformará un bufete directivo, integrado por un presidente, un vicepresidente y un secretario, quienes durarán en sus funciones por el período de dos años”. 

Tolentino le expresa que es menester reiterarle que él es “el representante legal de la institución, y su máxima autoridad ejecutiva’” en los asuntos administrativos y técnicos. Pero al mismo tiempo le señala que “el legislador en su sabiduría supo que no podía haber cinco miembros firmando documentos, trámites o representando a la institución, y delegó esas tareas operativas en el cargo que hoy ostenta”.  Añade: “Debo resumir recordándole que no existe jerarquía entre los miembros del Pleno, sí, hay uno llamado a coordinar y es usted».

Con relación a las supuestas aseveraciones dice Tolentino en la comunicación, “No entendemos las razones que le motivan” a utilizarlas “en detrimento del personal de esta Secretaria especialmente y, en general, de la Cámara”, señalando que es algo que han planteado en diversas reuniones, correos electrónicos y sesiones del Pleno intentando facilitar las funciones y mejorar la comunicación entre los miembros.

Sin embargo expresa que infieren la situación se debe a “Nuestros votos disidentes sobre decisiones mayoritarias que entendemos no están conforme a las normativas vigentes o que no responden al interés propio de la Cámara de Cuentas”, “Solicitudes de realizaciones de un mayor número de sesiones del Pleno de conformidad a lo establecido en la Ley 10-04 y su reglamento de aplicación”, “Conocimiento en el Pleno de temas sustantivos, no meramente administrativos”, y “Conocimiento y decisiones sobre informes de auditorías realizados por este nuevo Pleno y de anteriores”, entre otros puntos.

Las diferencias y escándalos vinculados a los pasados miembros de la institución fiscalizadora provocaron que el presidente Abinader, en sus primeros días de gestión, los acusara de responder a los intereses del Partido de la Liberación Dominicana, de ser parte del blindaje de dicho partido, instándolos a renunciar.

El presidente en ese momento Hugo Álvarez dijo redactaría su carta de renuncia, aunque nunca lo hizo.

El Ministerio Público, luego allanó la entidad y acusó a los antiguos integrantes de violar las leyes de la Cámara de Cuentas, de Función Pública y Compras y Contrataciones, entre otros delitos.

Ahora, menos de un año mas tarde, la secretaria del bufete directivo dice depositó su carta vía correspondencia alegando que el despacho de Ramírez Sánchez han dicho “que usted ha dado orden de no recibir ningún documento, sino que usted personalmente discriminará qué recibe y qué no; hecho inaudito que dificulta, hace retroceder el trabajo administrativo y que contraviene las prácticas gerenciales modernas”.

Fuente: Noticias SIIN