Mientras sigue deterioro calificaciones maestros y estudiantes, Educación recibirá más de RD$231 mil millones en presupuesto

73 por ciento de los maestros se quemó en la prueba POMA, mientras que los estudiantes de diez años no saben leer ni entienden lo que leen.

0
13

Santo Domingo,- A medida que profesores y estudiantes continúan su naufragio en el oscurantismo académico, el Ministerio de Educación recibirá el próximo año un presupuesto de 231,147.7 millones de pesos.

Se recuerda que, recientemente, los 33,069 maestros que tomaron la Prueba de Orientación y Medición Académica (POMA), para optar por una de las plazas como docentes en distintas escuelas públicas a nivel nacional, el 73.86% reprobó, mientras que solamente aprobaron 8,643 que compone el 26.14% de los postulantes.

Ante el déficit de maestros, el ministro de Educación Roberto Fulcar ha tomado la criticada decisión de contratar una gran cantidad al margen de los concursos, tal y como lo establecen las normas que rigen la materia.

En el caso de los estudiantes las cosas andan por el mismo derrotero, ya que República Dominicana enfrenta serios desafíos educativos que resultan en pobreza de aprendizaje, según los resultados del Boletín de Competitividad Sectorial (BCS) 2021, publicado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (Mepyd), que revela que el 62.3 % de la población de 10 años no podía leer ni entender un texto simple.

En los resultados de Ciencias, Matemáticas y Lectura, los alumnos de 15 años de edad tienen promedio de ocho años de educación. Mientras que en América Latina y el Caribe, los estudiantes alcanzan en promedio 10 años; y en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el promedio se ubica en 12 años.

Pese a todo ese desastre, el ministerio de Educación recibirá en el 2022 un incremento presupuestal de 17.8 por ciento con respecto a lo recibido el presente año.

Desde que se comenzó aplicar el cuatro por ciento del Producto Interno Bruto, la calidad de la educación se ha deteriorado considerablemente, y dichos recursos lo que han servido es para francachelas como construir escuelas en lugares inhóspitos que en mucho casos en 50 años no habrá estudiantes para que reciban clases en dicho planteles, mientras cada vez más el dinero se tira por las ventanas.

En el pasado gobierno dos de los cuatro ministros de educación salieron del puesto con aspiraciones presidencial, y en la actualidad ha habido un pugilato entre el ministro Fulcar y el director de Compras y Contrataciones debido a compras que por miles de millones de pesos ha hecho la cartera, y que para la entidad que dirige Carlos Pimentel, las cosas no se han hecho como dios manda.

La sociedad dominicana debe replantearse lo que va hacer con ese derroche de dinero, el cual ni siquiera es utilizado para mejorar las condiciones de todos los planteles escolares, habida cuentas que en la actualidad en muchas escuelas no se ha podido iniciar las docencias por el deterioro en que se encuentran sus plantas físicas.